Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

sábado, 14 de marzo de 2015

No dar el brazo a torcer

Es sinónimo de ser un cabezota, un terco. Sin embargo, yo creo que en algunos temas es bueno no dar el brazo a torcer, cuando se juega algo importante como tu familia o tus principios fundamentales. En la Onu hace años que están presionando a los países del tercer mundo para que acepten el aborto y el matrimonio homosexual, sin éxito, afortunadamente. Una cosa es que en occidente nos hayamos acostumbrado a todo y otra intentar convencer a la gente que para bien y para mal vive en otro tiempo. También a nosotros hace apenas cincuenta años o menos nos hubiera parecido una aberración y de hecho a algunos nos lo sigue pareciendo en muchos casos.

En los países pobres la familia sigue siendo un valor fundamental y saben que las uniones homosexuales son estériles por naturaleza. Los hijos son la mayor riqueza que puede atesorar una persona y no se les pasa por la cabeza librarse de ellos aunque les cueste encontrar algo que comer. No puedes quitarles a estas personas lo poco que les queda: su ilusión por la vida que viene precisamente de dejar su legado, su descendencia. Es muy fácil teorizar desde los países ricos sobre si es más fácil sobrevivir con menos hijos, pero para alguien que no sabe si vivirá mañana precisamente la familia es el único pilar que le sostiene. Además un niño concebido es un hijo que ya existe.

Hoy concentración contra el aborto en Madrid a las 12. Calle Sevilla a Puerta de Alcalá. Acude por los que no tienen voz.

3 comentarios:

  1. Hoy no se moja nadie. Hasta los modistos gays Dolce & Gabanna han dicho que crear hijos a la carta sin un padre y una madre es un gran error. Gracias a gente como ellos que antepone el bien común a sus propias preferencias el mundo conserva aún algo de cordura.

    ResponderEliminar
  2. Allí estuvimos. De acuerdo con su planteamiento al 100%

    Un gusto hallar su blog.

    ResponderEliminar

Espero vuestras opiniones siempre que vengan con educación y respeto.