Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

sábado, 21 de marzo de 2015

Ponerse las pilas

Significa coloquialmente ponerse en marcha o darse prisa con algo. Creo que a mí se me agotaron las pilas hace años. Ahora funciono con batería y tengo que cargarla a diario con el antidepresivo. Cuando llega el verano procuro dejarlo al menos un mes y luego lo retomo con el curso. Así llevo unos cinco años si no recuerdo mal. Siempre me propongo dejarlo definitivamente pero no puedo. Este verano lo intentaré otra vez. Pero llega un momento en que me siento tan mal que no me queda más que las pastillas o las píldoras para dormir. Es difícil de explicar pero el vacío que siento con la depresión es insoportable.

No es sólo que no tenga ganas de salir de la cama, de comer, de ir a la calle... Es que quiero desaparecer, o mejor dicho me gustaría nunca haber existido. Pero como eso no es posible, me conformo con meterme en la cama, taparme entera y no pensar en nada. Hacer como si no estuviera ahí. Para quien no lo ha vivido puede parecer que es algo voluntario, pero no lo es porque no te queda otra opción. Porque te es imposible hablar, pensar y menos moverte. La depresión te paraliza. Y lo peor es la sensación de que nada tiene sentido. Perdida en algún lugar fuera del espacio y del tiempo esperando a que todo termine.

8 comentarios:

  1. Pues sí lo he pasado y créeme si te digo que sí hay otra opción. A por ello, que tú puedes. Un besote.

    ResponderEliminar
  2. No sé qué decirte, Susana, yo las tengo a menudo, pero son pasajeras, la vez que peor estuve con medicación, vi a mis hijas llorar y preocuparse porque no sabían que le pasaba a su madre y eso me dio fuerzas para dejar la medicación y superarme yo sola .
    Comprendo que hay diferentes grados de depresión, no sé cuál es el tuyo, sí te puedo decir que yo pasé mucho tiempo pensando en lo que no debía y al dejar la medicación, me fue mejor.

    Mucho besos, Susana, pon todo lo que te quede de tu parte, los últimos restos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Intenté mucho tiempo sin pastillas pero fue inútil. Ahora no me atrevo a dejarlas. Un beso.

      Eliminar
  3. HOla. ya sabes que querer es poder y alomejor con un cambio de tus rutinas, como por ejemplo hacer deporte, puedes llegar a la noche más cansada y podrás dormir sin pastillas... entiendo perfectamente lo que sufre porque me temo que ya será algo crónico pero hay que intentar animarse...siempre hay una luz al final del tunel aunque en determinados momentos estemos en la más absoluta oscuridad...

    ResponderEliminar
  4. Las pastillas no son para dormir. Son para levantarme. Hago taichi e inglés dos veces oor semana. Gracias por los consejos. Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Así pasa, Susana, pero 2 Corintios 12:9 :)
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Y El me ha dicho: Te basta mi gracia, pues mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, muy gustosamente me gloriaré más bien en mis debilidades, para que el poder de Cristo more en mí.
    No lo conocía. Gracias. Un beso.

    ResponderEliminar

Espero vuestras opiniones siempre que vengan con educación y respeto.