Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

martes, 3 de marzo de 2015

Meter el dedo en la llaga

Es decir a hacer algo que resulta muy doloroso para la otra persona. También se dice mentar la soga en casa del ahorcado. Es algo que no se debe hacer pero a veces no te das cuenta o es inevitable. Una de las situaciones más duras que se pueden dar en la vida son las separaciones matrimoniales. Dicen que es el equivalente a la muerte de un ser querido. En esos casos es realmente difícil no andar metiendo el dedo en la llaga porque la herida tarda mucho en sanar. A mí todavía me duele cuando pienso en mi hermano mayor que se separó hace ya unos diez años. Pensaba que hacían una pareja estupenda y que estarían juntos para siempre.

Pero la vida es así y es mejor no hablar de ello ni pensarlo. Ahora tienen otras parejas y sus hijos se acostumbraron aunque lo pasaron muy mal al principio. Como hoy en día existen cada vez más separaciones, cada vez hay más hijos sufriendo las consecuencias y el dolor se multiplica. Me temo que con el tiempo las secuelas de estas situaciones afecten a toda una generación. Pienso que la gente debería estar más segura de sus relaciones antes de tener hijos, pero sobre todo que deberían tener más paciencia a la hora de aprender a entenderse como pareja; porque creo que en la mayoría de los casos las separaciones se podrían evitar con un poco de buena voluntad por ambas partes.

6 comentarios:

  1. El problema es que a veces no es cuestión de voluntad, sino de que esa persona ya no te llena, aunque no haya un motivo concreto y tampoco es cuestión de estar "aguantando" algo que no te hace feliz. Eso no es sano para los hijos, tampoco. Como en todo, cada caso es un mundo. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Hay casos imposibles porque no se ha elegido bien. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Sí, la separación matrimonial es de lo más doloroso que se puede atravesar en la vida.
    A mí lo de "mentar la soga en casa del ahorcado" me recuerda a la casa de mi bisabuela paterna. El papá de ella murió por orden de Pancho Villa (uno de los dos grandes héroes de la Revolución mexicana). A todos los hombres de su localidad, los mandó ahorcar. Luego de la matanza, las mujeres caminaron con los niños hasta otros poblados. Mi bisabuela no podía oír hablar de Pancho Villa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mandó ahorcar a todos los hombres de la localidad de mi bisabuela. Como lo escribí, podría parecer que mandó ahorcar a todos los hombres de su propia localidad.

      Eliminar
    2. Es terrible. No entiendo por qué haría eso.

      Eliminar
  4. Caramba. No sabía esa historia. Todos los héroes tienen su lado negativo. Un beso.

    ResponderEliminar

Espero vuestras opiniones siempre que vengan con educación y respeto.