Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

viernes, 9 de enero de 2015

Dorar la píldora

Creo que es bastante conocido el sentido de esta expresión, parecida a Hacer la pelota. Se trata de seguirle la corriente a alguien generalmente para lograr algo, aunque sólo sea un poco de paz. Yo que no soy de esta manera de ser, sin embargo, con los años no he tenido más remedio de contemporizar muchas veces y aprender al menos a callarme cuando no estoy de acuerdo con algo. Les suelo decir a mis hijos que, puedes pensar lo que quieras, pero no puedes decirlo. El pensamiento es libre, pero las declaraciones tienen consecuencias y luego no se puede volver atrás. Por eso se dice que eres dueño de tu silencio y esclavo de tus palabras.

Entre dorar la píldora y decir todo lo que se te pasa por la cabeza existe, como siempre, un término medio. Sin embargo, yo no soy maestra en ese arte y por eso prefiero callarme muchas veces a meter la pata. Aun así, existe gente tan sensible y volcada en sí misma que, hagas lo que hagas y digas lo que digas, sabes que se va a molestar sí o sí. Qué le vamos a hacer. Como se dice, tienen un doble trabajo: enfadarse y desenfadarse. Existen lugares como algunos trabajos y especialmente los artísticos y de comunicación donde la adulación está a la orden del día, hasta tal punto que hay gente que llega a vivir al margen de la realidad.

6 comentarios:

  1. Yo no soy excesivamente diplomático, y siempre he pensado que quien no respete mi opinión, no merece mi respeto. Eso sí, hay maneras de decir las cosas... y maneras de decir las cosas. Cualquier opinión se puede dar desde el respeto y no tendría porqué sentar mal a nadie y, como se suele decir, lo que más ofende, es la verdad.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo prefiero optar por callarme si pienso que no van a entender mi opinión. La vida es corta para andar todo el día en polémicas. Un beso.

      Eliminar
  2. Es una verdad muy grande, esa del silencio y las palabras. Casi siempre hay oportunidad, para decir después lo que no se ha dicho (a veces, no); pero nunca hay oportunidad de borrar lo que sí se dijo. A mí me ha costado aprender a guardar silencio.

    ResponderEliminar
  3. También me considero poco polémica pero últimamente o hablo o reviento…será hormonal!
    Buen finde Susana

    ResponderEliminar

Espero vuestras opiniones siempre que vengan con educación y respeto.