Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

viernes, 27 de enero de 2012

La alimentación de los niños

Parece ser que ahora venden una especie de magdalena de chocolate que contiene los nutrientes esenciales que debería tomar un niño; así que me imagino que está hecha con pescado, verduras y alguna cosa más para disimular. No me parece nada bien. Los niños deben acostumbrarse cuanto antes, no sólo al sabor, sino al aspecto y la textura de todo tipo de alimentos. Lo ideal es que antes de los tres años ya hayan probado de todo, si no tienen ninguna alergia alimentaria. Ya sé que es más cómodo tirar la toalla y darles de comer macarrones y filete todos los días, o procurar que en el colegio coman correctamente y luego no darles en casa más que caprichos, pero eso no funciona así.

No digo que todos los días tengamos que torturarlos con cosas que no les apetecen tampoco..., pero de vez en cuando conviene seguir insistiendo y no disfrazar las comidas de lo que no son. El paladar acepta habitualmente con agrado los dulces y el tomate frito, pero le cuesta más encontrarle el gusto a sabores  diferentes. Pero ese aprendizaje es cuestión de tiempo. Todos lo hemos seguido de pequeños cuando la palabra "no" no se admitía en casa. Yo procuro evitar alguna cosa en particular que alguno detesta, pero como excepción a la norma de que lo que se pone en el plato se come; más cantidad, o menos, pero no se deja sin probar. Es la única manera de educar el apetito. En mi casa no tiramos comida.

14 comentarios:

  1. Cuando yo era pequeña en todas las casas comíamos pucheros, legumbres, verduras, pescado y siempre a media tarde un buen bocadillo de chorizo o mortadela . Ahora se recurre a los precocinados, los congelados y las chuches. No hay nada peor que la bollería industrial. Yo no niego que he comido donuts y panteras rosas, que eran esos bollitos rosas, alguna vez, pero no todos los días. Los niñs se acostumbran a lo que les enseñas. Mi hijo come cocido, lentejas, sopas, ensaladas,carne, pescado. En fin de todo un poco, y todas las tardes merienda una pieza de fruta mas su bocadillo.
    Ahora hay mucho colesterol infantil y bastante obesidad, y eso es por no educarles a comer bien. Besos
    Ana

    ResponderEliminar
  2. Mis hijas comen en el colegio y llevan barritas de cereales para el recreo, pero dicen que casi todos los niños toman bollería industrial. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Me parece bien, Susana yo tiendo a ser muy riguroso en ese aspecto y en la mesa a mis hijas no les permito que conjuguen el verbo "gustar" ... bss!

    ResponderEliminar
  4. Yo lo único que hago es ponerles menos. Pero la verdad es que el mayor (que ya tiene casi veinte años), como come solo a veces me deja un plato. Pero de pequeño sí comía de todo. Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Un abrazo, y perdona los días sin pasar por aquí.
    He vuelto.

    ResponderEliminar
  6. Comparto tu opiniion, hay que educar el paladar aprendiendo a que nos gusten cosas que realmente son buenas para la salud y evitar comer comida chatarra. La salud es muy importante!

    ResponderEliminar
  7. Hola gracias por tus palabras y apoyo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Vane. No hay nada que perdonar.
    Marilyn. Es lo más importante.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Aquí nos apoyamos unos a otros y la mayoría nos apreciamos sinceramente. Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Perfecto Susana. Por comodidad acabaríamos dándoles pastillas de vitaminas y minerales un par de veces al día.... pero, hay que enseñarles desde bien pequeños, que con la comida no se juega. Hay que intentar que coman de todo. Besos.

    ResponderEliminar
  11. Hola Susana

    En casa de mi madre, siempre comíamos lo que estaba en el plato, nos gustara o no, protestáramos o no. No había excepciones, salvo los que no podía comer mi hermana por ser celíaca.

    Es una pena que todo sea "tan fácil". El día que estos niños se tengan que enfrentar a una situación seria y difícil de la vida, espero que estén preparados para superarla.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  12. En mi casa, siempre se comía lo que había, gustase o no. Ahora, todos comemos de todo y no le hacemos ascos a nada; raras veces, comemos comida-basura. Enseñar a comer es también educar.

    ResponderEliminar
  13. Campanilla. Lo de las pastillas no me extrañaría nada.:)
    María Eugenia. No creo que estén preparados, la verdad.
    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Zambullida. Tus comentarios siempre me salen dos veces. La educación hoy día deja mucho que desear, ya sabes. Un beso.

    ResponderEliminar

Espero vuestras opiniones siempre que vengan con educación y respeto.