Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

viernes, 11 de noviembre de 2011

Adicción al móvil

Es impresionante ver la cantidad de gente que va por la calle hablando por el móvil, mientras pasean al bebé, o al perro, en la compra o cruzando la calzada (con el peligro que supone, porque no se fijan bien). También, como no, los que nos amenizan en el autobús o en el metro, contándonos sus intimidades sin ningún pudor. Por no hablar de los que siguen conduciendo con el móvil en la mano aunque esté prohibido y les puedan poder una multa. Todo esto a pesar de que hace tiempo que se habla del peligro de las ondas electromagnéticas por el uso de estos aparatos. No está demostrado, pero tampoco lo estaba lo del tabaco cuando yo era joven y ahora ya no lo discute nadie.

Yo sólo llevo el teléfono móvil para recibir llamadas y hacer alguna en caso de emergencia. Para mí, sobran todos los demás botones y funciones del aparato. Si no fuera porque tengo hijos tampoco habría comprado más móviles en mi casa, pero me gustan que estén localizables. La verdad es que este invento da una tranquilidad mayor a los padres, especialmente por la noche. Sin embargo, por lo demás, la verdad es que podría vivir perfectamente sin el; y, de hecho, lo hago, porque la mitad de las veces se me olvida recargar la batería y se me apaga. Utilizar el teléfono móvil para pasar el tiempo mientras se va de un sitio a otro, me parece que indica una personalidad inmadura y dependiente.

21 comentarios:

  1. Nos volvemos dependientes y se nos olvida que hubo un tiempo en el que vivimos sin móviles, sin aire acondicionado, sin abs y sin informática, y no pasaba nada, pero la rapidez y vorágine de nuestra vida nos lleva a ser compulsivos. El móvil ha pasado de ser un instrumento más para nuestro uso, a usarnos él a nosotros.
    Besos
    Ana

    ResponderEliminar
  2. Yo me niego a cambiar a otro que no sea mi sencillito movil que me resuelve lo elemental..jaja Pero sí creo que fue un avance muy grande el de la telefonía móvil...mientras no bloquee la mente del usuario..jaja Un beso

    ResponderEliminar
  3. Lo del móvil es la leche: yo lo he oído sonar en Misa, en conferencias, ... pero es que a veces también en esas ocasiones he visto como el interesado contestaba.

    ¿Y los tresnes y autobuses?: hay una completa falta de pudor, la gente cuenta lo más íntimo a voz en grito. En fin, vaya paisanaje¡¡¡ ;)

    ResponderEliminar
  4. Ana. Algunos siguen viviendo incluso sin luz eléctrica, y ahí están.
    Winnie. Yo tampoco cambio mi móvil por un último modelo. Qué horror.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Modestino. Ésa es otra: que no hay manera de que bajen el sonido en los actos públicos. En el cine siempre suena. Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Según mi mujer estoy enganchado al móvil, pero no hablando, sino consultando el correo y utilizando las muchas aplicaciones que tienen hoy en día.

    No sé, quizá tenga razón

    ResponderEliminar
  7. Supongo que lo tuyo ya no es un móvil sino una agenda electrónica, que es como un miniordenador. mi marido también tiene una y la utiliza mucho. Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Pues yo me confieso adicta al dichoso aparatito, no podría vivir sin él, y si se me olvida estoy como perdida! Con lo feliz que era cuando no existía!
    Besines

    ResponderEliminar
  9. Pero una cosa es llevarlo encima y otra ir hablando sola por la calle. Hay niveles. Un beso.

    ResponderEliminar
  10. ...yo a veces me lo dejo en casa "expresamente" aunque también las hay las que vuelvo a por él si lo olvido. Un beso Susanita!

    ResponderEliminar
  11. No tengo, Susana. Pero me estoy planteando que debería tenerlo. Les salgo tan cara a mis amigos... ;-)))

    En fin, que creo que me pediré uno sencillito para Reyes.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. No esta comprobada la causa exacta, pero si se sabe que el frecuente uso de moviles perjudica al ser humano. Aumentando la posibilidad de tener enfermedades antes de lo normal (Es decir, una enfermedad que puede sufrir una persona con 80 años, por el uso de los moviles puede presnetarse a los 40)

    ResponderEliminar
  13. Tomae. Yo lo llevo por los chicos. Si no lo dejaría.
    Sunsi. No me lo puedo creer que no tengas...;)
    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Kuahsar. Parece ser que también perjudica a las abejas, lo cual puede ser un problema muy serio de cara a la polinización de las cosechas. Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Hoy en día somos adictos a casi todo.

    ResponderEliminar
  16. Hola Susana

    El uso del teléfono móvil como del resto de la tecnología requiere saber cuándo y cómo utilizarlo. Lo uso por mi trabajo pero no soy su esclava. Tenemos que saber dónde están los límites.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  17. Muy buena entrada! Yo uso el celular (movil) para lo indspensable. Reconozco que es util para localizar a una persona, en casos de emergencia, y los mensajes de texto. Como todo los extremos son malos,
    Su uso exagerado va contrqs buenas costumbres y es dañini para la salud.


    Sawabona!

    ResponderEliminar
  18. María Eugenia. Por el trabajo es otra cosa.
    Marilyn. Es que hay gente que parece que se siente solo si no va hablando por el móvil.
    Besos.

    ResponderEliminar
  19. Para mí es una herramienta de trabajo, pero siempre que puedo, prefiero usar el teléfono fijo.

    Saludos.

    ResponderEliminar

Espero vuestras opiniones siempre que vengan con educación y respeto.