Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

lunes, 31 de octubre de 2011

Sobre la vida y la muerte

Es un tema del que no nos gusta hablar pero hay que hacerlo. El otro día en un bar comentaban que a principios del siglo XX lo habitual era no vivir más de cuarenta años. Habían estado repasando el árbol genealógico de su familia y nadie los sobrepasaba. Ahora estamos tan acostumbrados a vivir casi el doble, que, cuando a alguien le sobreviene un accidente o una enfermedad nos parece algo absolutamente injusto; y no digo que no lo sea, pero entra dentro de lo natural cuando ya se ha vivido tantos años. Por suerte, la medicina ha avanzado tanto que ahora ya no tiene todo tan mal pronóstico como entonces. Pero, aún así, siempre nos parece poco tiempo; y nos lo seguiría pareciendo aunque viviéramos cien años.

Sin embargo, yo pienso que a los cuarenta años una persona ya debería haber madurado lo suficiente, tener una profesión y una familia y una vida más o menos hecha. Así sigue sucediendo en los países pobres donde nos les queda tiempo que perder. Aquí, sin embargo, se encuentra mucho inmaduro de esas edades: personas que siguen viviendo con sus padres, que son incapaces de mantener una pareja estable o que incluso no tienen medios propios de vida. Creo que estamos en una sociedad decadente. Supongo que no es la primera vez que sucede en la historia ni será la última; pero tenemos que empezar a espabilar o el futuro de las nuevas generaciones estará en juego.

18 comentarios:

  1. Desde luego hace 25 años yo casaba ya a un hermano con 24 años él y la novia. Hoy en día se tarda mucho más en empezar una relación "asentada" entre otras cosas EL PARO no ayuda nada Susana (ya sé que también la comodidad y otras valoraciones)
    Un besote en este día de medio fiesta

    ResponderEliminar
  2. ¿Qué profesion tienes tú? ¿Demagoga? Yo de ti pensaria dos veces antes de hablar.

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué razón tienes!

    Lo único en lo que discrepo es en eso de tener una vida hecha. La crisis que padecemos hace que mucha gente a esa edad, tenga que recomenzar en su profesión.

    Un saludo,

    ResponderEliminar
  4. Estoy de acuerdo sobre que hoy en día se encuentran muchas personas adultas bastante inmaduras que deberian espabilar.

    Pero ¿Cómo quieres que un joven se emancipe pronto? Porque tal y como están las cosas... los estudios se terminan a los 22-24 años -los que hacen carrera o algún grado superior, claro- pero ¿Y despues que? entre trabajar unos cuantos años para poder comprar una casa -si encuentra trabajo- y al precio que están... ya está cerca de los 30 años.

    ResponderEliminar
  5. Winnie. Bueno, me refiero a personas con trabajo, sea el que sea. Porque también hay quien sólo quiere trabajar en lo suyo. Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Lidia Plaza. ¿Y tú que profesión tienes, insultadora? Si no estás de acuerdo puedes explicarlo como han hecho todos los demás que tampoco lo estaban. Supongo que a tí te parece bien que la gente de cuarenta años siga viviendo de sus padres como si tuviera veinte.

    ResponderEliminar
  7. Paterfamilias. Al menos que tengan la voluntad de vivir su propia vida, aunque luego las circunstancias no ayuden. Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Kuahsar. A mí los treinta años me parece una buena edad para emanciparse. El problema es que los hay con cuarenta y con trabajo que siguen en casa de sus padres. Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Sé de muchos jóvenes de veinte que, ni estudian, ni tienen intención de buscar trabajo, porque viven muy bien así. Es a esos a los que dedico el post, no a los que desean hacer cosas pero no pueden.

    ResponderEliminar
  10. Estamos en una sociedad decadente, de eso no hay duda.

    He sobrepasado los cuarenta, no tengo una familia y no sé si mi vida está más o menos hecha, pero no siento que sea inmadura y sé que estoy donde debo estar, de momento. La vida a veces sale diferente a lo esperado. De todos modos, entiendo por dónde van los tiros de tu post. Estate, tranquila; no me siento ofendida ni nada que se le parezca. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Es curioso porque yo pensaba que esto era un post inofensivo. No me refiero a los parados, ni tampoco a los solteros. Hablo de los que, pudiendo elegir prefieren seguir llevando la vida de un adolescente. En otras palabras, hablo de mi hijo, sus amigos y algunos casos más que me han contado. Un beso.

    ResponderEliminar
  12. A los veinte años yo ya trabajaba, a los veintitrés me casé. Me fui a vivir a un estudio de cuarenta metros cuadrados, por supuesto, alquilado. A veces no se puede cambiar de vida, pero a veces tampoco se quiere.

    ResponderEliminar
  13. Muy de acuerdo con tu post. Yo añadiría que esta sociedad más que dirigir tu vida por el buen camino, hace lo contrario. No hay un esfuerzo real y al final el egoísmo subyacente de los que mandan o dirigen la sinfonía o dan pautas, es lo que queda.
    Sólo el que posee un dinero deteminado y la correspondiente educación que ello posibilita o el que tiene la gran fortaleza para ser invulnerable al mal de otros, sale gran airoso.

    ResponderEliminar
  14. Hasta hace unos años, aquí en España, llegaba un momento que se buscaba la vida y comenzaba a formar su nueva familia, Pero ahora, hemos acostumbrado a las futuras generaciones, que no hay que aguantar nada. Al menor contratiempo rompen con todo y vuelven con los padres, o a lo mejor como tú dices, ni siquiera se han ido. Yo conozco varios casos de gente de cuarenta y tantos que aún siguen con sus padres. No se trata de que se casen o no, sino de que aunque sean solteros, deberían formar y empezar su nueva vida, pero no es así. Y de eso tienen la culpa los padres, creo yo. Besos
    Ana

    ResponderEliminar
  15. Suna, he leido lo de la violación en tu otro blog uuuuf!!!. Sólo puedo dar gracias por lo que me ha tocado vivir y lamentar las injusticias. Aplaudo el valor que han tenido por defender la vida en semejantes circunstancias.

    Y por lo que a este post se refiere: sí! están acostumbrados a hacer NADA. Me cuesta entender como los padres aceptan-amos ésto.... yo también me casé a los veintitrés. Mi piso de alquiler era de 50 m2. juju...

    Un recurso fácil, pero no tanto a la hora de la verdad, es ponerles a trabajar los veranos: fruta, clases particulares, rama hostelería o ramadera.... el cuerpo y la mente se les queda de otro modo.... Y los fines de semana: llenito, llenito...
    Qué fácil es decir verdad?
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  16. ya he vuelto! Poco a poco me iré poniendo al día de todo!
    Besines

    ResponderEliminar
  17. George. Existe mucho egoísmo.
    Monty. Es fácil de decir, pero luego no hay quien los mueva de casa.
    Besos.

    ResponderEliminar
  18. Ana. Sí, no se trata de que se casen, sino de que se hagan cargo de sus propias vidas.
    Vane. Bienvenida.
    Besos.

    ResponderEliminar

Espero vuestras opiniones siempre que vengan con educación y respeto.