Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

miércoles, 19 de octubre de 2011

Tres por dos

El otro día vi un sketch del Club de la Comedia donde hablaban de las ofertas de los supermercados. Es cierto, ¿por qué se empeñan en darnos un veinte por ciento más de producto, en lugar de bajar el precio?. O las ofertas de tres por dos. Suponen que todos tenemos una casa con almacén para guardar los productos al por mayor. Pero yo no tengo tanto sitio y no puedo aprovechar las ofertas. Si cogiera uno de esos paquetes de veinticuatro rollos de papel higiénico, tendría que meterlos en bolsas debajo de la cama. Tampoco puedo llevarme cuatro coca colas grandes o una garrafa de aceite. De modo que, supongo que si fuera rica y tuviera una mansión, entonces sí que podría ahorrar mucho dinero en la compra.

Tal vez esas ofertas están pensadas para los bares y restaurantes. Y me imagino que les sale más rentable aumentar la cantidad de producto que bajar el precio. Pero a mí me hacen sentir un poco tonta, escogiendo los envases pequeños y pagando más en proporción por lo mismo. Así que casi preferiría que no tuvieran productos en promoción. Al comprar en un hipermercado, además, sólo encuentras botes de suavizante para la ropa de cuatro litros. Por suerte, a mí me llevan la compra a domicilio porque compro para toda la semana. De otro modo, me tocaría cargar con un peso innecesario. Por no hablar de las bolsas de patatas de siete kilos. Que no tengo sitio, caramba. Mejor la misma cantidad a menor precio.

9 comentarios:

  1. Pues tienes toda la razón. Yo echo de menos esas tiendas de barrio que tenían de todo. Esas cosas se han perdido y vivmos con prisas.
    Supongo que cuando lo hacen es porque les compensa. Besitos
    >Ana

    ResponderEliminar
  2. En las tiendas de barrio sólo comprabas lo que realmente necesitabas. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. También está la segunda unidad al setenta por ciento. Yo la verdad es que sí aprovecho las ofertas de este tipo tanto ésta, como la del tres por dos. En mi casa disponemos de despensa y todo lo que no se utiliza en el día a día, va a la despensa. Es más yo voy a la compra una vez cada veinte días, más o menos. Y por muy grande que sea el supermercado, cuando voy dispongo de tan poco tiempo que no compro nada innecesario, porque sólo voy a los pasillos donde están los productos que utilizo en mi día a día. Si viene mi hija ya es otra cosa, pero son las menos.

    También es verdad es que no suelo ir a comprar en sábado, con lo cual si lo hago en día de diario, saliendo del trabajo a las 8 de la tarde, entre que voy a recoger el coche y llego al supermercado me puede quedar en el mejor de los casos hora y media para hacer la compra para más de medio mes para cuatro personas. Así que está claro que voy volando y sólo me da tiempo a lo estrictamente necesario. No me llevan la compra a casa y tengo mi espalda estupendamente.

    Y no es por polemizar que conste, lo que pasa es que no entiendo muy bien por qué la gente le encuentra el lado "negativo" a todo, o será que yo soy muy positiva. Si no tuviera espacio en mi casa, lo que no se me ocurriría decir es que mejor que no pusieran esas ofertas, porque en definitiva lo que estaría deseando es que porque yo no puedo disfrutar de esa ventaja que nadie más lo pudiera hacer.

    Un beso Susana.

    ResponderEliminar
  4. Lo hacen para obtener más beneficios, las promociones sirven para que tu en vez de comprar una bolsa de patatas, compres 2 (aunque te lleves 3), asi ellos obtienen el doble de beneficio.

    Y lo que pueden perder con ese tercer producto es lo que gana la empresa en prestigio, en tener más clientes, etc.

    ResponderEliminar
  5. Yo nunca caigo en las ofertas de tres por dos; sólo compro lo que necesito.

    ResponderEliminar
  6. Amaranta. Eres afortunada si tú puedes aprovechar esas ofertas, pero, para los que no podemos, nos da un poco de rabia. No soy una santa. Si te parezco una persona desagradable, mejor no visites este blog.

    ResponderEliminar
  7. Kuahsar. Creo que tienes razón.
    Zambullida. Si compras más, acabas comiendo también más. Por lo menos, eso sucede en mi casa.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. No te confundas, en ningún lugar he dicho que seas o que me parezcas desagradable, sólo he dicho que eres negativa, y no creo que sea un insulto.

    Como persona no te puedo juzgar porque no te conozco y si te conociera no te juzgaría porque no es mi estilo. Entro aquí porque tienes unas opiniones sobre la vida muy "tajantes". Si lo entrecomillo es para resaltarlo pero no porque me parezca algo malo. Creí en un momento dado, ya que expresaste en alguna ocasión que te molestaban aquellos que demuestran poca tolerancia con las opiniones de los demás y que enseguida pasan al insulto que te gustaba opinar y "escuchar" las opiniones de los demás. Pero si no es así, no te preocupes que no comentaré más, porque lo que sí es verdad, es que aunque las dos seamos católicas, tenemos una visión muy diferente de la vida y de nuestra religión también. En dónde tú flaqueas (ya que dices que no eres una santa) se ve que yo soy más tajante y en donde tú eres inflexible yo opto más por la tolerancia (en cuestiones de religión entiéndeme).

    Pero para nada creo haber expresado en mis comentarios desagrado por ti. Si así lo has entendido mis disculpas por delante.

    Un beso y sienteo haberte molestado, no volveré a comentar, que no a leerte.

    ResponderEliminar
  9. No sé si leíste el comienzo de este blog. Estoy en tratamiento por depresión y lo abrí con la idea de tener un lugar tranquilo donde relajarme. Ya es bastante tener que soportar insultos y blasfemias de vez en cuando, pero no me apetece tener que discutir por cada tontería que se me ocurre escribir. Te aconsejo el método que seguimos muchos: si no estás de acuerdo, simplemente no comentes. (A no ser que sea un tema realmente importante).

    ResponderEliminar

Espero vuestras opiniones siempre que vengan con educación y respeto.