Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

viernes, 19 de junio de 2015

Dar con la puerta en las narices

Siguiendo el sentido literal de la frase, significa dejarte fuera de algo, excluirte. Es algo que a mí me pasa a menudo. Como ya he dicho otras veces soy una persona que no consigo integrarme nunca en ningún grupo. Ni en la parroquia, ni en una asociación provida, ni en las clases a las que asisto. Voy siempre por libre. Cuando lo he intentado siempre me he quedado fuera por una u otra razón. Nunca estoy en la misma línea que los demás. Así que ya me he acostumbrado a que me den con la puerta en las narices y no espero otra cosa. También en el blog he tenido muchos problemas y no consigo vender los libros que publico.

Es decir, que la integración y el éxito no son cosa mía. Sin embargo, soy feliz a mi manera en mi pequeño mundo, muy pequeño. Supongo que es el precio a pagar por ser consecuente y no querer bailarle el agua a nadie (seguirle la corriente). Me consuela saber que no soy la única que se siente una apestada en esta sociedad en que vivimos. Otros me han contado lo mismo. Sin embargo, lo malo  no es el rechazo de los que no te entienden, sino el de las personas que supuestamente están más de acuerdo contigo o deberían ser más cercanas. Pero, en fin, es lo que hay. No me queda más remedio que aceptarlo así.

4 comentarios:

  1. Quédate con lo que dices de que eres feliz en tu mundo. Al final, eso es lo que cuenta. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. La libertad es cara y a veces bastante sola. Pero Dios es la mejor compañía y el mejor Amigo.

    ResponderEliminar

Espero vuestras opiniones siempre que vengan con educación y respeto.