Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

viernes, 8 de noviembre de 2013

Terapia 3

A los veinte años empecé a salir con mi marido. Me casé a los veintidós. Para qué esperar si ya teníamos trabajo los dos y planes de futuro. A los veinticinco me quedé embarazada voluntariamente y me pasé cinco meses vomitando. El médico no le dió ninguna importancia pero yo aún no sé cómo mi hijo pudo nacer tan sano. A partir de ahí mi vida fue criar niños, otra a los veintisiete y otra a los treinta y uno. Fue muy duro al principio lidiar con tantos niños pequeños que, además, siempre estaban malos uno u otro. Siempre se quedaba alguno en casa. Afortunadamente se llevaban muy bien entre ellos y jugaban siempre juntos. La verdad es que lo disfrutamos bastante.

Hasta que cumplí cuarenta años no se me ocurrió dedicarme a otra cosa. A partir de ahí ya retomé los estudios de idiomas y la gimnasia. Sin embargo, empezaron todos los problemas que os he contado de mis últimos siete años: la muerte de tres cuñados, la enfermedad y muerte de mi padre, la desidia de mi hijo con los estudios y mis propios achaques. Aun así me las he arreglado para ser razonablemente feliz estos años. Mi marido y yo estamos muy unidos. Mis hijos se han hecho mayores. Llevo siete años en el mundo de los blogs y he escrito diez libros. Supongo que el futuro empieza cada mañana y espero que Dios me ayude a vivirlo con paz de espíritu.

16 comentarios:

  1. En la vida siempre hay la cara y la cruz. Cosas buenas y malas.
    Besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las buenas se hicieron esperar mucho. Un beso.

      Eliminar
  2. Al final encontraste el amor que aún sigue contigo. Eso ya es muy bueno, aunque hayas pasado cosas malas. Al menos tienes a alguien que te apoya y quiere
    Ana

    ResponderEliminar
  3. De mis cuarenta y siete años, sólo veintisiete han tenido sentido. Pero en fin, tampoco me puedo quejar. Hay quien lo tiene peor. Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Hola,
    que vida tan intensa no?
    te invito a que sigas la mía. soy nueva en esto de los blogs ;)
    saludos

    ResponderEliminar
  5. De cuarenta y siete años, veintisiete, es más de la mitad, yo no diría "sólo". Es mucho.
    Has resumido mucho la etapa mejor!!, con lo que estaba yo esperando el cómo se produjo ese cambio maravilloso en tu destino, je.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, no hay mucho más que decir. Mi marido era hermano de una amiga y hacía años que lo conocía de vista. Un día le llamé yo por teléfono y así empezamos. Fue la mejor decisión de mi vida. Un beso.

      Eliminar
  6. En la vida se cruzan irremediablemente, el lado doloroso con el sosegado y feliz.
    Siempre hay que dar gracias de seguir adelante y de tener un compañero en quien puedas apoyarte y apoyarse..... siempre.

    Besos apretaos, Susana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acabo de ver una película que decía algo así, que si la vida es complicada y vamos a morir todos, mejor estar acompañado. Un beso.

      Eliminar
  7. NO ENTENDÍ BIEN TU MENSAJE EN MI BLOG SOBRE SI SER POSITIVA O NO... DIJISTE QUE NO CREIAS EN ESO PORQUE TU PADRE SE ESTABA MURIENDO... ES ASÍ? CREI LEER QUE YA HABÍA FALLECIDO.

    SI TE REFIERES AL MIO, TIENE 90 AÑOS PERO ESTÁ BIEN, IGUAL YO NO SOY UNA PERSONA POSITIVA... SOY TRISTE Y MELANCÓLICA SOLAMENTE QUE ESCRIBO TEXTOS QUE AYUDEN, SI PUEDEN, A LA GENTE. NO ES AUTOBIOGRAFICO.

    BESOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me expliqué bien. Quiero decir que no sirve de nada el pensamiento positivo cuando tu padre se está muriendo (el mío). Cuando tienes un problema realmente grave da igual que piensen bien o pienses mal. El resultado es el mismo. Yo no creo en la ley de atracción. Un beso.

      Eliminar
  8. El futuro empieza cada mañana, sí, y Dios nos ayuda a vivir cada uno de esos inicios con la paz que le dejamos darnos, hasta que podamos ver que no se trata de futuro, sino de presente: que tenemos las manos llenas de presente. Te lo digo también para escucharme :)

    ResponderEliminar
  9. Esa etapa de los hijos, y más si son seguidos, es cansada; pero a fin de cuentas solamente se trata de cansancio... físico. Yo también lo recuerdo así. Los problemas, si los hay, suelen llegar después. Me siento identificada contigo en muchos datos de tu biografía; también en la fortuna de estar casada con una persona excelente en quien poder apoyarme (se supone que también él se apoya en mí). Dios nos da cada día una oportunidad para subirnos al carro de la felicidad con pequeñas cosas. A veces cuesta verlo por dificultades personales o por otras razones. Como me dice una buena amiga: "Espera y confía". Una buena receta.

    Un beso, Susana. Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una etapa dura pero muy satisfactoria. Yo también creo que la vida te da varias oportunidades. El problema es saber verlas. Seguiré tu consejo. Un beso.

      Eliminar

Espero vuestras opiniones siempre que vengan con educación y respeto.