Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

martes, 7 de mayo de 2013

Echando la vista atrás

Qué fácil es juzgar a posteriori y qué difícil es tomar las decisiones correctas sobre la marcha. Cuando iba a la psicóloga me dijo que, teniendo en cuenta lo que contaba, lo raro era que hubiera salido tan normal. Y no es que mi historia sea mucho más truculenta que la de cualquier otro. Es que hay situaciones que en la niñez y la adolescencia se convierten en verdaderos dramas. Y también hay actitudes que te hacen sufrir más que una enfermedad aunque el otro a menudo ni siquiera sea consciente del problema. De manera que un día te levantas de la cama y te das cuenta de que eres un amasijo de traumas sin resolver.

Pero lo peor del caso es que da igual la experiencia que creas tener, porque acabarás cometiendo grandes errores con tus hijos y tus seres queridos. Por más buena voluntad que quieras echarle, o precisamente por eso; porque a veces se peca por acción y otras por omisión. Y luego no se sabe si es mejor darle importancia a las cosas o no dársela. Así que no sirve de nada intentar buscar culpables ni para el pasado ni para el futuro. Todos somos víctimas y verdugos en este juego de la vida. Especialmente cuando se es demasiado sensible pero, como ocurre con todo, tal vez sea mejor serlo demasiado que no serlo.

18 comentarios:

  1. Al final somos lo que la vida y el tiempo nos ha ido modelando y detrás de cada historia personal haya o bien continuidad o bien todo lo contrario.
    Una cosa está clara, nadie más que nosotros tiene las riendas de su propia vida, y herimos y somos heridos, en cualquier caso opino que mejor ser sensible a no serlo.

    ResponderEliminar
  2. Por más buena voluntad que pongamos acabaremos dañando a alguien y siendo dañados. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Es cierto, qué verdad. Herimos y somos heridos. Inconscientemente. Pero hay herramientas para seguir creciendo, para seguir dando pasos... para no perder de vista el camino. Busca en tu interior... seguro que tienes modos y maneras de avanzar.

    Ánimo Susana, un corazón grande puede siempre encontrar el camino. No dejes que decaiga.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que ocurre es que cada una de esas heridas va dejando una marca que, parece que no, pero con el tiempo no permite que sigas siendo ya la misma persona que eras. Un beso.

      Eliminar
  4. Cualquiera sabe, una persona medianamente buena, con buenos sentimientos hace lo que cree que debe hacer, aunque como tú dices, marca mucho lo vivido. Es imposible ser perfectos, pero hay que intentar no hacer cosas mal a propósito. Besos
    Ana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mal a propósito las hacen poca gente, pero mal sin querer lo hacemos todos, me temo. Un beso.

      Eliminar
  5. Nuestra historia nos hace los que somos, pero podemos cambiar. No sirve buscar culpables. Sirve hacernos responsables del presente, nada más. ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni sentirnos culpables, pero no lo podemos evitar. Un beso.

      Eliminar
  6. Si fuéramos seres aislados, otro gallo cantaría. Pero somos sociales, y como tales, arrastramos errores ajenos y cometeremos errores propios que luego otros pagarán. Es ley de vida!, no nacemos con manual, pero la recta intención es lo que cuenta. Las culpabilidades al cubo de la basura, que solo sirvan para mejorar e intentar no tropezar con la misma piedra...difícil.
    Leo hoy el post de ayer. Estoy con los que piensan que hay homosexuales de nacimiento y otros por puro vicio. Los primeros me merecen todo el respeto y admiración, apoyo y comprensión....bastante sufrimiento tienen como para encima lapidarlos.
    Un abrazo Susana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo que tú sí has entendido el sentido de mi post anterior, aunque yo cambiaría "de nacimiento" por "de evolución".
      En cuanto a la culpa, el problema es cuando pensamos si hemos hecho de más o de menos. El otro día hablaba con una amiga sobre si tal vez nuestro error fue hacer demasiado caso a nuestros hijos. Un tema complicado. Un beso.

      Eliminar
  7. Completamente de acuerdo, una buena frase, somos víctimas y verdugos, esclavos de nuestro pasado por mucho que tratemos de aprender y evitar errores, al final no queda más que poner buena voluntad, y la frase aquella de que no se puede exigir a nadie más de lo que puede dar.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sólo con intentar hacerlo lo mejor posible tenemos bastante. Un beso.

      Eliminar
  8. YO TAMBIÉN SOY MUY SENSIBLE Y HE PASADO MUCHAS QUE ME HAN DEJADO HERIDAS IMBORRABLES. TODO ESO DEJA RASTROS Y ES MUY DIFICIL OLVIDAR PORQUE EL OLVIDO PARA MI NO EXISTE.
    LO IMPORTANTE ES SER AUTÉNTICO CON LO BUENO Y LO NO TAN BUENO.

    BESOS

    YO TAMBIÉN FUI A PSICÓLOGAS, PERO NO ME SIRVIÓ DE MUCHO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que sirve es hablarlo con alguien. Sin embargo, aquí no llego a contar las cosas realmente importantes que me han pasado. Un beso.

      Eliminar
  9. Pues yo también lo habría expresado así. Y en cualquier caso, opto por no darle ni tanta importancia a las cosas, ni a las personas ni a mi misma.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ésa es una buena opción. Ojalá pudiera. Un beso.

      Eliminar
  10. Plenamente de acuerdo. Como diría José Ortega y Gasset "El hombre es él y su circunstancia".

    un abraxo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu pasado te marca aunque no quieras. Un beso.

      Eliminar

Espero vuestras opiniones siempre que vengan con educación y respeto.