Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

miércoles, 29 de mayo de 2013

Los treinta no son los nuevos veinte

Acabo de ver una charla en internet impartida por una psicóloga especializada sobre los problemas de los jóvenes de hoy. Yo ya había dicho en varias ocasiones que en España tenemos un problema con los chicos de treinta que se niegan a madurar, pero no había caído en la cuenta de que el problema empieza en la década anterior. La sociedad les está dando el mensaje de que pueden prolongar su adolescencia sin consecuencias hasta la treintena, pero eso no es cierto. En la década de los veinte es cuando se toman las decisiones que van a afectar al resto de tu vida para bien o para mal, a nivel personal, profesional y social.

Por ejemplo, cuando los chicos se dedican a coleccionar relaciones sólo por pasar el tiempo, por probar lo que les gusta y lo que funciona; no se dan cuenta de que deberían estar buscando alguien con quien poder formar una familia en el futuro. Tal vez no funcione, pero al menos hay que intentarlo. La fertilidad disminuye a partir de los treinta y cinco años. Cuando se debaten entre distintas profesiones están perdiendo un tiempo precioso, porque a los treinta ya deberían estar posicionados en su profesión. Y cuando tienen la agenda repleta de relaciones superficiales, no se dan cuenta de que necesitan gente con quien puedan contar el resto de su vida.

Hasta hace poco, la esperanza de vida en España era de cincuenta años. En muchos lugares lo sigue siendo. No puedes pasarte media vida dejando que las cosas sucedan sin más.

12 comentarios:

  1. Hola Susana, hoy estoy en completo acuerdo contigo!!! jeje Como bien dices, a los veinte años se espera que los jóvenes tomen nuevos desafíos y establezcan metas razonables, lo que les permitirá ir desarrollando una buena autoestima. Ya es tiempo de que comiencen a proyectar un futuro de manera responsable. Interesante post. Buen día!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buen día. Creo que se está fomentando una adolescencia tardía que puede perjudicar seriamente el futuro de esos jóvenes. Un beso.

      Eliminar
  2. Creo que es culpa un poco de todos.
    Hoy a los chicos de ventitantos los tratamos como a niños, cuando hace treinta años, a los dieciocho eras un adulto para todo, ni te cuento a los ventitantos.
    Besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, a los dieciocho ya eras responsable. Un beso.

      Eliminar
  3. Es penoso, realmente a mí me confunden, porque cuando los ves a los 30, con esas actitudes, sin quererse comprometer ni tomarse nada en serio, y no hablo de parejas, hablo de una actitud general ante la vida, a mí me cabrean mucho. Hasta en los medios de comunicación se dice lo de un joven de 30. No señores, con 30 uno ya es o debería ser un adulto, no un jovenzuelo descerebrado.
    Ahora resulta que la adolescencia va a ser la etapa más larga de la vida humana, empieza antes y termina más tarde, y en algunos casos no termina, ahí se quedan sin evolucionar.
    Besos, Susana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me chocan esas actitudes, como si la juventud durara para siempre. Luego te das cuenta de que a partir de los cuarenta todo va en declive y a algunos les pilla por sorpresa. Un beso.

      Eliminar
  4. El tema es complicado y tiene muchas ramificaciones. Para empezar somos los padres los que educamos a los hijos. Habría que ver qué tal les enseñamos a ser responsables, cuantas veces hacemos las cosas por ellos en vez de dejarles hacer. La sociedad no acompaña a una buena educación pero la sociedad la hacemos los padres ergo...creo que los jóvenes lo tienen complicado. Ellos son víctimas de una sociedad de consumo que hemos fomentado precisamente para ellos. Son victimas de un sistema educativo pésimo que hemos implantado los adultos. Son carne de cañón en una sociedad donde ni hay trabajo ni se puede plantear uno el acceso a una vivienda. No sé. Yo creo que tendríamos que corregirnos nosotros primero.

    Un beso Susana.

    Por cierto. Tu blog sólo permite comentar con una cuenta de Google.¿Hay algún inconveniente en que sea de otro modo?¿Has limitado la posibilidad por alguna razón mayor?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, pero la situación era parecida en los años noventa y la gente seguía intentándolo. Yo me casé con un contrato temporal y un piso alquilado. Como se dice: quien no se arriesga no cruza la mar.
      Sólo dejo comentar en cuenta de google porque los anónimos me tenían ya harta. Siento las molestias. Un beso.

      Eliminar
  5. ¡Uy!, yo creo que tomamos decisiones fundamentales bastante antes de los veintes; pero estoy de acuerdo: en los veintes "vamos agarrando camino", y quien no se encamina, luego se pierde. Las variantes son múltiples; en eso, supongo que diferimos; desde mi punto de vista no es bueno medir a la gente con la misma vara, no todos tenemos que hacerlo todo al momento que usualmente lo hace la mayoría, ni todos tenemos que buscar las mismas cosas; pero sí creo que es indispensable que haya definición identitaria en los veintes, y que la persona "esté haciendo una vida", la que quiera, a lo mejor una vida en un camino que a otros les parece disparatado, que "parece" adolescente, pero un camino con el que se compromete. Posponer las definiciones identitarias, así como la incapacidad para hacer compromisos, se pagan con vacío.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El caso es que se tenga un propósito al menos, aunque no sea el que esperan tus padres. Si no tienes una meta es fácil perderse en medio de la nada. Un beso.

      Eliminar
  6. Hemos hecho que las personas vayan posponiendo sus responsabilidades. Hemos conseguido una generación, casi dos, de verdaderos acomodados. Ahora han venido las vacas flacas y muchos no saben por donde tirar porque nunca se han visto en una de éstas. Besos
    Ana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego. Muchos ni siquiera saben lo que es ir en transporte público. Un beso.

      Eliminar

Espero vuestras opiniones siempre que vengan con educación y respeto.