Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

lunes, 16 de julio de 2012

Arriba y abajo

Como en esta famosa serie, nuestras vidas tienen estancias superiores e inferiores. Yo me repito a mí misma que el deber de un buen cristiano es ser feliz y mostrarse así ante el mundo. Porque, ¿qué sentido tendría decir que conozco el secreto de la felicidad si luego me ven triste y cabizbaja?.  Pero cada cual vive con el carácter con el que ha venido al mundo y el mío es taciturno y melancólico. A pesar de que hago grandes esfuerzos por vivir en el presente, no puedo evitar que los recuerdos de la gente que ya no está o el temor por lo que depare el futuro a veces me sumerjan en un humor tristón que, aparte de todo, me hace sentirme culpable por no valorar más lo que tengo.

Me gustaría al menos saber expresar el torbellino de sentimientos que me rodean. Me gustaría encontrar la magia de las palabras que otorga a cada momento toda la fuerza y realismo que se merecen. A veces siento que navego sobre un mar profundo y son incapaz de sondearlo. Quisiera poder transmitir cada suspiro, cada mirada de pesar, cuando momento de entusiasmo, la pasión de vivir y la paz que recibo de la naturaleza. Pero sobretodo desearía poder expresar el manantial puro de amor que a veces me anega y la sensación de ser parte de un todo, con todos.  Siento lástima por aquellos que nunca han sentido algo así, pero yo no soy capaz de reproducirlo en palabras.

16 comentarios:

  1. Es cierto que a veces no sacamos todo el partido que debiéramos a las situaciones felices, por el miedo a que se terminen. Y cuando te faltan los primeros seres queridos te das cuenta de que no disfrutarás los buenos momentos como antes, porque ya no podrás compartirlos con ellos. Pero hay que tratar de ser positivo. Se lo debes a los que todavía están y a ti mismo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Susana, espero que no te moleste, sólo decirte que sí que se te nota ese carácter un poquito taciturno, que a veces no vale la pena tomarse las cosas tan en serio y que un poquito de frivolidad tampoco viene mal, que es sano reírse de uno mismo y tomarse las cosas con humor.
    Disculpa si no te parece bien, pero me apetecía decírtelo

    ResponderEliminar
  3. Ya lo has expresado y muy bien por cierto.
    Lo del caracter es cierto. Cada uno venimos con uno de serie y es difícil cambiarlo.
    Besotes

    ResponderEliminar
  4. Macondo. Yo intento ser positiva pero me cuesta.
    George. Gracias por estar ahí.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Territorio. Cómo me va a molestar si yo misma lo he dicho. Pero es difícil tomarse las cosas con humor en según qué circunstancias.
    Dolega. El caso es que yo en general me defino como una persona feliz, que no es lo mismo que despreocupada.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Nuestro interior es tan inefable que creo que todos hemos sentido algo así, Susana, y en mi caso, en el mismo sentido que te pasa a ti. Soy reflexiva y a veces tengo sentimientos o ideas que lo llenan todo, también sobre Dios, pero no lo puedo trasmitir, que si pudiéramos, nadie se resistiría, jeje

    Cariños

    ResponderEliminar
  7. Alemamá. Por eso me da pena no ser capaz de definir estos sentimientos. Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Hola, Susana

    Si me lo permites, no creo que sea un deber el ser feliz o positivo seamos o no cristianos. Para mi, el ser felices tiene que ver con un sentimiento, una emoción, que es natural en el ser humano. Si nos esforzamos mentalmente en conseguir algo, seguro que lo lograremos pero mejor si es de corazón. A lo mejor me estoy liando pero es cómo lo vivo yo.

    El ser positivo es un modo de vivir la vida. El ser optimista no va a hacer que las cosas cambien pero si va a facilitarnos el saber capear los temporales a los que nos enfrentamos a diario.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  9. Susana, eres única, como todos, tienes tu sello, tu impronta, y eso es lo que te hace especial al resto. Acèptate y quierete tal como eres.

    Yo soy muy callada, muy de interior, pero a la vez impulsiva y pasional y tengo que equilibrar, y no pasa nada, no es ni bueno ni malo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Pues eres capaz de transmitir claramente lo que sientes, se siente rico leerlo, tus palabras comparten el amor. Que además fueras una campanita, tal vez sería demasiada cosa buena ;)
    Yo creo que una no tiene que estar "siempre bien", estamos como podemos. He pensado sobre eso hace rato; trato de ponerlo en claro en lo que he llamado "Campaña por la abolición de la obligación de la felicidad". Como mi campaña incluye el permiso de postergar, está bastante inacabada, pero la idea es dejarse estar como una sea, como una pueda...
    ¡Un saludo alegre!

    ResponderEliminar
  11. Maria Eugenia. Gracias por tu punto de vista. Lo tendré en cuenta.
    Ion-Laos. No queda más remedio que aceptarte como eres pero a veces me gustaría no ser tan "así".
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Silvia Parque. Me gusta mucho eso de que mis palabras transmiten amor. Me hace sentir bien. Me uno a tu campaña por la abolición de la obligación de la felicidad. Me parece una gran idea. Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Es complejo expresar las emociones. En este post, lo has hecho muy bien, luego es evidente que puedes hacerlo.

    No sientas nunca lástima, Susana, siente compasión; en ella tiene cabida el corazón, en la lástima no.

    ResponderEliminar
  14. Recordaré lo de la compasión. Un beso.

    ResponderEliminar
  15. No sabes lo que te admiro Susana. Besos
    Ana

    ResponderEliminar

Espero vuestras opiniones siempre que vengan con educación y respeto.