Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

miércoles, 28 de agosto de 2013

No voy a misa porque soy cojo, pero voy a la taberna poquito a poco

Esto es un refrán poco conocido de los que suele decir mi madre. No hace falta que explique que siempre hay tiempo y fuerzas para lo que te gusta y te divierte y no quedan para las obligaciones. Es algo evidente. Tirando de ese hilo se llega al ovillo de que los españoles, por lo menos en Madrid, estamos terriblemente enviciados con todo lo que tenga que ver con nuevas tecnologías, especialmente en los teléfonos móviles. No hay dinero ni para comer en algunos casos, pero luego ves al mendigo con un smartphone (yo los he visto). Me parece terrible que la gente se deje llevar de ese modo por las modas, sin tener en cuenta las prioridades de la vida.

Resulta difícil tomarse en serio las dificultades económicas de alguien que te encuentras en el bar un día sí y otro también. Luego dicen que no se pueden eliminar las ayudas públicas, pero sí deberían inspeccionar a ver en qué se gastan ese dinero. Comprendo que es difícil pero no resulta justo que algunos estén despilfarrando lo que otros necesitan. Para cumplir las obligaciones somos terriblemente vagos pero para la diversión, ahí no. Y ya sé que se dice que eso es lo bueno de nuestro país, puede ser, pero también es lo que nos pierde. Hay que encontrar ese punto medio entre no divertirse y no trabajar. De otro modo, no solucionaremos nada.

12 comentarios:

  1. Es verdad, por muy malos que estemos hacemos lo que nos gusta. Es así
    Ya volví asi que empezaré de nuevo a comentarte. Sigo con mi asma y espero que el especialista me ponga un tratamiento adecuado para encontrarme mejor. Besos
    Ana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, espero que te mejores pronto. Un beso.

      Eliminar
  2. Este post lo escribí antes de la polémica de Teófila Martínez.

    ResponderEliminar
  3. Jaja, me encanta el refrán, no lo había escuchado nunca, pero me ha parecido genial, me lo voy a quedar, que seguro que le encuentro utilidad.
    Hace semanas que no vivo en el mundo, no sé que ha pasado con la tal Teófila.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Respuestas
    1. Pues que se le ocurrió decir lo mismo que a mí. Hace meses que no veo un móvil normal por la calle, todos son smartphones. No en vano España es el país donde mejor se venden de Europa. Un beso.

      Eliminar
  5. Yo tampoco lo había oído nunca pero es bueno. A veces se tienen los smartphones porque los regalan los amigos o las propias compañías pero desde luego hay que pagar una tarifa para poderlo mantener en funcionamiento y es verdad que muchas veces se acude antes a esta clase de pagos que a surtir la nevera.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me han ofrecido el aparato y lo he rechazado por eso. Un beso.

      Eliminar
  6. Pues sí. Seguro que hay muchos casos para ilustrar el dicho, porque los humanos nos llevamos muy bien con los pretextos. Pero en cuanto al dinero, yo me voy con mucho tiento para juzgar los gastos de los otros. Por ejemplo, en mi caso, contar con servicio de internet es imperiosa necesidad; primero el internet y luego la despensa; muchos supondrían que está mal, pero eso es lo que corresponde a mi estilo de vida. Ahora, cuando el dinero en cuestión proviene de los impuestos, pues sí hay que analizar...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es tu dinero naturalmente puedes administrarlo como quieras. Un beso.

      Eliminar
  7. Es que los gastos que nos gustan, siempre se justifican.
    Besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero hay que ser un poco sensato, caramba. Un beso.

      Eliminar

Espero vuestras opiniones siempre que vengan con educación y respeto.