Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

sábado, 10 de agosto de 2013

Los palitos del café

Hay inventos que se merecen un monumento y otros que no se entienden. El palito que ponen para remover con algunos cafés es de los segundos. El que se le ocurrió ponerlo debe ser sadomasoquista, porque no se puede imaginar algo menos práctico. Consiste en una varilla corta y estrecha, con la cual se supone que hay que mezclar el azúcar y el café a base de hacer movimientos en espiral a una velocidad semejante a la de un torbellino durante al menos cinco minutos... si queremos que funcione. Pero como nadie tiene tanta paciencia, lo habitual es que el azúcar acabe al fondo y tomemos el café amargo, acordándonos de los progenitores del inventor de la varilla, quien encima se habrá hecho de oro gracias a su invento.

Y digo yo, que si está patentado y por eso no se puede modificar. Hacer el palito más ancho por ejemplo o añadir una parte curva. Pero entonces supongo que habría que cambiar todas las máquinas de café del mundo y eso es mucho pedir. Así que supongo que tendremos que aguantarnos con el palito del café per secula seculorum. Antes desaparecerá el café que a alguien se le ocurra aliviar nuestro sufrimiento poniendo algo parecido a una cucharilla de toda la vida, pero es sería considerado muy retrógrado. No se puede ir en contra de la modernidad y un utensilio que funcione sería como exigir alta tecnología. Tal vez habría que llevar una hoja de firmas a quien corresponda.

5 comentarios:

  1. :D yo creía que tal vez yo no entendía para que es el palito, que tal vez no es para revolver los ingredientes, que tal vez es para alguna otra cosa sofisticada que no sé. A mí también se me queda el azúcar al fondo. Pero es cuestión de las máquinas; en las cafeterías sí encuentra una, la evolución de la cucharita: un palito/palita con terminación que sí sirve para revolver.

    ResponderEliminar

  2. Jajajaja, tiene gracia la entrada, me imagino lo del palito y no porque yo lo haya experimentado alguna vez....no me gusta el café y menos las bebidas esas de las máquinas expendedoras, lo suyo sería llevar siempre en el bolso una cucharilla e plástico, ja ja ja

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Menos mal que normalmente va aparejado, y el café que lleva este palito suele ser malo de narices, al menos no desperdiciamos un buen café.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Así es, muy poco práctico este dichoso palitoa ajaja...
    Un abrazo inmenso, amiga querida.

    ResponderEliminar

Espero vuestras opiniones siempre que vengan con educación y respeto.