Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

miércoles, 7 de agosto de 2013

Cuando el río suena, agua lleva

Este refrán se refiere a que todo deja su huella. Es decir, que cuando sucede algo, aunque se quiera evitar, siempre se acaba detectando de alguna manera. Por eso, es bueno prestar atención a todo lo que se dice aunque no esté verificado porque suele haber algo de verdad. Otra versión de esto es: por el humo se sabe dónde está el fuego. Porque en ocasiones la gente intenta ocultar la realidad de los hechos, pero antes o después se acaba sabiendo. Eso me recuerda otra frase que utilizo bastante: sentarse a ver pasar el cadáver de tu enemigo. Todo ello viene de que cada cosa que ocurre trae unas consecuencias que no son fáciles de obviar.

Ideología de género. Ya os he hablado de ello. Se refiere a los que consideran que las personas no nacen con un sexo determinado sino que pueden elegirlo a su antojo. A partir de ahí se aprueban el matrimonio homosexual, la adopción de niños por homosexuales y demás. Ya estamos en ello, así que no hay mucho más que explicar. Sin embargo, ya empiezan a aparecer noticias sobre las consecuencias perniciosas de esta situación sobre los niños y jóvenes. Como en el caso de Paris Jackson, existen muchos testimonios de víctimas de esta ideología y con el tiempo serán cada vez más. El río ya empieza a sonar. También se puede decir: de esos polvos vienen estos lodos.

6 comentarios:

  1. Yo no tengo ningún problema con los homosexuales, pero siempre pienso en los niños que ellos quieren adoptar. Siempre pienso y pienso... es algo que no me cierra.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Así es, amiga todo tiene sentido, hasta el vuelo de una mariposa tiene un efecto especial.
    Por ahí escuche que los nietos de nuestros hijos serán muy distintos a nuestros nietos.
    Muchos abrazos, amiga.

    ResponderEliminar
  3. La ideología de género no afirma que el género se "elige" al "antojo" de las personas. No se habla de elecciones al antojo, sino de construcciones sociales, que es diferente. Tal vez te confundas con otros marcos referenciales, como el de la teoría queer; de eso conozco lo básico y no podría ahondar; pero en temas de género sí estoy formada y puedo afirmar que no es como lo planteas, para empezar porque la ideología de género, que deriva de la teoría de género, hace una diferencia precisa entre "sexo" y "género": si algo fuera "elegido", en todo caso -y repito: no se trata de elecciones como quien elige la cena- sería el género, no el sexo.

    ResponderEliminar
  4. El problema de la ideología de género es que no da ningún valor al sexo sino sólo a lo que se siente. De modo que si alguien se siente Napoleón deberíamnos tratarlo como tal. El sexo con el que se nace condiciona las hormonas, el cerebro y por tanto el comportamiento de la persona. No es algo que se pueda rechazar o dejar de lado. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo primero que se estudia al conocer la teoría de género, y luego la ideología alrededor, es la diferencia sexo/género, y la función y determinantes de cada cual. Tanto desde la teoría como desde la ideología de género, se considera que el sexo con el que se nace hace la diferenciación "macho/hembra", y por tanto, constituye el sostén biológico de algunas conductas diferenciales. Nada más que "macho/hembra" no es igual que "hombre/mujer", y "conducta" no es igual que "comportamiento". La cuestión no es sencilla. Ningún teórico o ideólogo del género, serio, dice que el sexo sea algo que se pueda rechazar o dejar de lado como si fuera cualquier cosa. Lo de "no dar ningún valor al sexo" es, por decir lo menos, impreciso y descontextualizado. Insisto en que tal vez, englobes en "ideología de género", variantes diversos que emergieron de los estudios sobre el género, y que de hecho actualmente se oponen a la teoría de género.
      Un beso, Susana.

      Eliminar
  5. El problema está cuando se pasa de la teoría a la práctica. Besos.

    ResponderEliminar

Espero vuestras opiniones siempre que vengan con educación y respeto.