Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

martes, 23 de abril de 2013

Selección natural

Recuerdo que cuando era jovencita hubo un momento en que pensé que no debía casarme ni tener hijos, debido a la posibilidad de transmitir mis múltiples dolencias. En otras palabras, que estoy mal hecha. No sé cómo fue que abandoné esa idea. Me pareció una tontería. Y han tenido que pasar casi cincuenta años para darme cuenta de que tenía razón. Cuando veo a mi hija pequeña, que todos los días se encuentra mal o le duele algo me siento realmente culpable. También cuando me doy cuenta de que no estoy a la altura y no puedo hacerme cargo siquiera de mis obligaciones. Tenía que haber seguido mi primer pálpito y haberme quedado soltera.

Sin embargo, el problema empezó mucho antes. Cuando estuve a punto de morir a los seis meses (realmente estuve muerta), la naturaleza simplemente estaba haciendo su trabajo de selección natural. Fui una niña enfermiza y ahora soy asidua a los médicos. Los ejemplares débiles no deben salir adelante. Si hubiera nacido en otro momento u otro lugar esa ley se hubiera cumplido. En ese fatídico minuto yo estaba donde tenía que estar. Creo que alguien cometió un error por ahí arriba. Ya sé que está feo que diga eso siendo creyente porque es tanto como dudar del designio divino, pero me temo que sigo pensando lo mismo, aunque no quiera.

25 comentarios:

  1. ¿Y eso provoca menos sufrimiento en todos que el no llegar a nacer? De verdad que no puedo entenderlo.

    El tema del aborto, las enfermedade neonatales, las malformaciones congénitas y la gran dependencia es un tema que me supera. No soy capaz de abarcar el dolor que puede sentir una madre en cualquiera de las posibilidades que se le presentan, y por eso no me considero capacitada para decidir por nadie qué decisión tomar, porque llegado el caso no sé ni qué haría yo misma. Es una situación terrorífica por la que no me gustaría que pasara nadie, pero creo que la solución no pasa por prohibir el aborto (se me pone los pelos de punta de pensar en una reedición del cotolengo o algo similar) sino en evitar estas enfermedades y malformaciones. ¿Utópico? Sí, pero creo que igual de utópico que pretender eliminar el aborto de raíz, porque creo que es una consecuencia, y lo que habría que eliminar son las causas que conducen a ello.

    No sé, ya digo que es un tema que me viene grande.

    ResponderEliminar
  2. Supongo que te estás refiriendo al post anterior, no a éste...
    Yo no digo que tener un hijo enfermo no sea una gran desgracia, pero hay enfermedades graves y otras que no lo son. Están abortando a todos. De todos modos, la cuestión es que hay muchos niños que sufren parálisis cerebral durante el parto, por ejemplo, o poco después. ¿Qué impediría que los matemos total por unos minutos más o menos de vida?. Eso de poner una inyección letal para evitar sufrimientos se hace con los animales, pero habría que ver hasta qué punto se trata de evitarles problemas a los niños o de eliminar la preocupación de los padres. Desde luego, es mucho más cómodo y agradable tener un hijo sano, pero sigue siendo tu hijo venga como venga y merece tu cariño. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Creo que aquí estas siendo demasiado dura. Hay que usar la medicina y utilizarla para nuestro bien. Creo que eres demasiado dura contigo misma
    Besos
    Ana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Medicinas utilizo, te lo aseguro. Tengo el armario lleno.:) Un beso.

      Eliminar
  4. Yo creo que Dios cuenta con todo, y a veces nos empeñamos en entenderlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que sí. Yo estoy acostumbrada a mis achaques. Lo que llevo peor son los de mi hija. Un beso.

      Eliminar
  5. Estoy pensando que no tenía que haber puesto este post después del de el aborto, porque se puede interpretar como una justificación precisamente. Sin embargo, las molestias que yo tengo son imposibles de detectar antes del nacimiento; incluso ahora me cuesta que hagan caso los médicos. Así que no entraría en ningún supuesto.

    ResponderEliminar
  6. Susana, mira que eres derrotista! Y el resto de tus hijos? esos que están aquí gracias a ti! esos que han vivido miles, millones de momentos preciosos y perfectos gracias a ti!! de verdad hubieras preferido no vivir? y tu hija? crees que preferiría no haber nacido? quizás es al revés, quizás tú has pasado por todo lo que has pasado para poder entender ahora a tu hija y así ayudarla mejor... (es que yo creo que todo pasa por algo... Ya ves)
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que cuando yo tenía la edad de mi hija nadie comprendía lo que me pasaba. Tienes razón. Al menos tiene mi apoyo aunque me sienta culpable de sus molestias. Yo no cambiaría a mis hijos por nada ni dejaría de vivir lo que he vivido. Un beso.

      Eliminar
  7. Querida Susana:
    Hoy me ha entristecido muchísimo leerte pero también soy perfectamente capaz de comprender tu estado de ánimo.
    No creo que te consuele pero te mando mi más sincero cariño.
    Déjame decirte que yo soy hija de una madre que siempre ha estado muy enferma ¡incluso su padre dudaba en darle permiso para casarse!
    Finalmente lo hizo y aquí estamos mi hermano y yo.
    La experiencia vivida ha tenido momentos muy amargos, bien lo sabes, pero si yo no hubiera nacido, hay cinco chavales fuertes como robles y estupendos que no habrían venido al mundo. Y que disfrutan de la vida a tope.
    Y el ejemplo de mi padre, enamoradísimo de su mujer y dándolo todo por ella ¡incluso ahora con 86 años, senil y paralítico sigue anteponiendo las necesidades de ella a las suyas propias!. Han sido felicísimos, te lo aseguro.
    Créeme, yo casi nunca entiendo nada de ciertas cosas pero tengo la convicción de que nada, incluso las desgracias, pasan porque sí.Aquí estoy para lo que necesites, bonita, perdona "el sermón"
    Un fortísimo abrazo
    Asun

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tus palabras me sirven mucho. Ocurre que yo siempre he querido ser una abuela entregada con sus nietos, pero aún no los tengo y siento que no voy a poder ocuparme de ellos, si apenas puedo con lo que tengo ahora. No es que sea nada grave (colon irritable, varices, vértigo, alergia, tendinitis, hernia de hiato, migrañas...), pero me complica mucho la vida. Y lo peor, ya digo es ver que mi hija pequeña sigue mis pasos. Pero hay que aceptar la vida como es y desde luego hay cosas mucho peores. Un beso.

      Eliminar
  8. SUSANA. hola, pues creo que si sigues aqui es por algo. Y creo que heber decido ser madre, es una gran prueba de valentía amor, fuerza, generosidad, siendo sana, más cuando tienes algun problema de salud. Creo que si dudaste y aun asi decidiste, aun más valor tiene. Y todo sucede por algo, no te sientas culpable. No eres adivina para saber que iba a ser asi. Además hay casos de madres con enfermedades graves y los hijos nacen sanos. Yo creo que si es tu situación es así, es por algo. Sientete orgullosa y feliz, tu hija el mejor regalo que le puedes dar es el amor, y seguro le das mucho. Cuando nos vamos es lo que nos llevamos, el amor, no los chalets, ni el tipo de pretty woman, o la salud de un deportista de elite. Todos tenemos que pasar pruebas, unos fisicas, otros mentales, otros de relaciones, otros de fe, etc..... asi que, vive con alegría, porque muchas quieren ser madres y no pueden. Espero esto sea solo un bajon primaveral.... Y que pronto estes radiante de alegria. Pase lo que pase en tu vida. Alegráte por el amor. Besos mil.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los embarazos y los partos desde luego fueron una prueba para mí. Tuve todas las molestias posibles, incluida preclamsia en el primero. Sin embargo, siempre tuve claro que quería tener más hijos. Muchas de mis molestias son consecuencias de ese esfuerzo. El amor sin duda es lo más importante y haber tenido tres hijos para compartirlo. Me temo que no es sólo un bajón. Llevo ya dos años en tratamiento contra la depresión. Pero, bueno, es lo que me ha tocado y tengo que vivir con ello. Un beso.

      Eliminar
  9. Susana, tengo un "regalito" para ti pero ¿a qué correo te lo mando?
    El mío es :
    asunbalonga@gmail.com

    Yo creo que te lo mereces y te hará ilusión...dime algo...
    Asun

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi correo del blog es susana.acontracorriente@gmail.com. Gracias. Lo espero impaciente.

      Eliminar
  10. Querida Susana, tienes toda mi admiración y comprensión. Entiendo el sufrimiento por tu hija...eso sí que duele, mucho más que todos tus males, verdad???. No por ser creyentes hemos de entender todo, ni mucho menos...a veces la noche oscura del alma es muyyyyyy larga, muy cruda y muy insoportable. Hasta los más santos han tenido miedo y desesperación. Toda vida tiene sentido, la tuya mucha, eres un ejemplo para mi y seguro que para muchos más.
    Besos, y un chute de paracetamol para el alma!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. El paracetamol en casa es de uso continuo. Mi hija lo toma casi a diario. Me siento honrada pero te aseguro que hay ejemplos mucho mejores que yo. Un beso.

      Eliminar
  11. ¡Ánimo! Al mal tiempo buena cara :) a veces es muy difícil, pero siempre reditúa, y es de lo mejor que puedes dar a tu hija ;)
    ¡Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Animarme es lo único que me queda, porque no voy a cambiar nada por estar desanimada. Un abrazo.

      Eliminar
  12. Susana, ya sabes aquello de tener una mala salud de hierro, las personas enfermizas duramos más, luego a las sanas un día les da un jamacuco y adios.
    Mira, probablemente muchas personas que te leen podrían recitarte su rosario de pequeños males, si yo misma empezara no terminaría, sólo te diré que es muy raro el día que me levanto y me encuentro bien, sin que me duela nada, cervicales, lumbares, contracturas mil, estómago, cabeza con unos dolores que me imposibilitan, forúnculos super dolorosos que me salen cada dos por tres, fatiga, además de enfermedades puntuales, operaciones etc etc etc, pero creo que tengo otra actitud, aunque a ratos me harte de no sentirme nunca en plenitud.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se me había ocurrido eso de ser más resistente. Es un consuelo. Yo creo que hay gente que se levanta y no le duele nada. Es más, creo que son la mayoría. Cuando era pequeña pensaba que lo mío era normal, lo nuestro, pero no lo es. Lo que ocurre es que ya no soy joven y son ya muchos años de molestias y cada vez menos energía. Un beso.

      Eliminar
  13. ¡Ánimo Susana! Piensa en todas las personas que están a tu alrededor y te necesitan.
    besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Porque pienso en ellos creo que no estoy a la altura. Un beso.

      Eliminar
  14. ...¡vaya! ¡pero si eres una luchadora! ¡ una luchadora nata!

    Un beso!!! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya quisiera yo. En estos momentos soy una piltrafa.;) Un beso.

      Eliminar

Espero vuestras opiniones siempre que vengan con educación y respeto.