Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

martes, 16 de abril de 2013

Gran engaño XIV

Recuerdo que hace mucho escribí una entrada dedicada a Gran hermano. Llevaba una o dos temporadas y ya pensaba que no daba para más. Va por la catorce. El otro día vi un trocito, esperando a que empezara lo de José Mota, y me bastó para comprobar que sigue siendo exactamente lo mismo, o peor. Al fin y al cabo los primeros concursantes eran medianamente normales. Los de ahora los seleccionan para que den más juego entre personas sin ninguna clase de escrúpulos ni nada parecido a la conciencia, la vergüenza propia o ajena o el sentido del ridículo. Por no hablar de sus familiares, que de casta le viene al galgo...

Pero lo que realmente no entiendo es que haya tanto público para seguir un espectáculo así. Porque podría ser que tuvieran instinto de voyeur, pero es que las relaciones que se dan en esa casa no son en absoluto naturales. Todo es forzado, artificial y pensado para la galería. Todos sobreactúan y llevan las situaciones hasta el límite. Los diálogos son histriónicos y las emociones falsas. Creo que algo va muy mal realmente en nuestra sociedad si eso es lo que le gusta ver en televisión a la mayor parte de la audiencia. Yo apenas conseguí soportarlo unos segundos. Entiendo que le pueda interesar a un adolescente, pero no a una persona madura.

17 comentarios:

  1. No puedo opinar, no tengo criterio, no veo eso. A José Mota sí.

    ResponderEliminar
  2. Sólo vi el GH1, por la novedad y porque conocíamos a uno de los concursantes, Ivan. Reconozco que a ese me enganché, bueno nos enganchamos mi marido y yo. Desde entonces no he vuelto a ver ninguno, ya que el siguiente comenzamos a verlo y ya no era lo mismo.
    Besinos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El primero fue más natural y espontáneo. Un beso.

      Eliminar
  3. ¡Hola Susana!
    Me atrevo a opinar pero de oídas porque no he visto nunca el programa, es que, ya de entrada, ¡me da una pereza fisgonear ¡por la tele! en las miserias ajenas!, además bastante tengo con mis propios defectos y fallos.
    Lo que no comprendo es que la Milá, una periodista de raza, yo recuerdo antiguos programas suyos estupendos, haga el papelón que hace ahora ¡lo que puede el dinero, supongo!
    No quiero parecer pedante pero además la de gente que ve eso ¿qué le aporta, qué aprende?
    Ahí queda la pregunta, la contestación me parece obvia pero no me gustaría ofender a nadie.
    ¡Muy buen post con tema candente!
    Un abrazo
    Asun

    ResponderEliminar
  4. Supongo que es puro morbo. La Milá si fue buena periodista ahora es sólo un esperpento. Un beso.

    ResponderEliminar

  5. Sí, Susana, yo particularmente estoy de acuerdo contigo. Tengo mi propia opinión sobre este programa en concreto, pero desde luego ni siquiera se merece que estemos escribiendo sobre él.

    Ví los dos primeros y recuerdo que me reí y lo pasé bien, era divertido, pero ya con la degradación, es merecedor de otros calificativos mucvho más vergonzosos, repito, mi opinión.

    .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora sólo se trata de decir palabrotas y meterse mano. No sé cómo calificarlo ya. Un beso.

      Eliminar
  6. Gran bodrio XIV... sin palabras, un insulto a la inteligencia, la ética y el buen gusto.

    ResponderEliminar
  7. La primera temporada no estuvo mal, tenía su gracia, pero lo de ahora es absolutamente incomprensible como un programa con tanta nadería alcanza la 14 edición.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo pensaba que desaparecería en dos años... Un beso.

      Eliminar
  8. ¿XIV? Aquí no se cuántas versiones hubo de "Big Brother", tres o cuatro, no sé, ¡pero catorce!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, es incomprensible. Un beso.

      Eliminar
  9. Vi el primero, y diré en mi defensa, porque me averguenza hasta reconocerlo, que lo hice porque estaba de reposo absoluto con el embarazo de mi hija y mi única distracción era la tele, y porque venía de la Milá que hasta ese momento era una periodista seria y nos lo vendió la muy caradura como un experimento sociológico, no sé si recordáis eso.
    No he visto ninguno más, excepto esos trozos que a veces ponen en programas de zapping, y tengo suficiente. Lo que no sabía es que siguiera teniendo tanto éxito, pensaba que ya nadie lo veía, pero claro, entonces no seguirían poniéndolo. ¿Mi opinión? No comprendo el interés, no entiendo que nadie pueda ver ahí nada ni interesante, ni divertido, ni tan siquiera morboso, pero allá cada cual.
    Besitos, guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que buscan emociones fuertes. Me pregunto qué clase de vida llevan. A mí esas emociones me sobran con tres hijos.:) Un beso.

      Eliminar
  10. Lo siento, ya sabes que no veo la tele :(
    Besazo

    ResponderEliminar

Espero vuestras opiniones siempre que vengan con educación y respeto.