Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

lunes, 10 de febrero de 2014

Seductores y seducidos

Antiguamente se daba bastante el caso de la chica inocente recién llegada del pueblo que era seducida por un señorito sin escrúpulos que a continuación la abandonaba. Por fortuna esto ya no sucede más que nada porque no quedan chicas inocentes. La mujer que hoy en día se lía con un hombre mayor y posiblemente casado sabe perfectamente dónde se está metiendo. Sobretodo porque no elige al conserje de la empresa, sino que es más probable que busque a un directivo de éxito. Al igual que también las mujeres poderosas acaban muchas veces en brazos de jóvenes, no precisamente por su atractivo, sino por la llamada erótica del poder.

Siendo así, hoy en día es difícil distinguir entre seductores y seducidos. El hecho de que un hombre tan corriente como Fabio Briatore, por ejemplo, salga sólo con modelos, no creo que se pueda adjudicar a sus poderes de seducción sino más bien a la ambición de sus compañeras. El modelo de don Juan que embauca a sus víctimas ha desaparecido. Las mujeres, para bien y para mal, ya no tenemos nada de inocentes. Por eso, pretender culpar únicamente a una parte de la ruptura de una pareja o de una infidelidad resulta bastante injusto. Las mujeres ya hace tiempo que alcanzamos la mayoría de edad y somos responsables de nuestros actos.

10 comentarios:

  1. Nada más venirme a vivir aquí, varias mujeres me advirtieron de lo promiscuo de esta sociedad, y de los peligros por los que mi marido, nuestro matrimonio, iba a pasar.

    Me sorprendió como se hablaba de "el clima tropical y la maduración temprana de las niñas" como excusa para justificar lo injustificable.

    La libertad con la que se vive ahora las relaciones personales debería hacer las relaciones más maduras, pero no es lo que veo. Hombres y mujeres somos igualmente responsables. Para lo bueno y para lo malo.

    ResponderEliminar
  2. Eso pienso yo. Que cuando se produce una infidelidad hay dos culpables y sólo un inocente: la pareja del infiel. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Pues mira, querida Susana, a veces la pareja del infiel ¡tampoco es tan inocente! alguna conozco yo que ha hecho dejación de sus deberes, descuidándolos y descuidándose y entonces...pasa lo que pasa con "otra"...
    Es un tema muy complejo, aunque tu esbozo me gusta mucho.
    Un abrazo
    A

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede ser, pero si uno no es feliz debería separarse. Un beso.

      Eliminar
  4. Pero eso es bueno ¿No Susana? El tipo que se creía capaz de engañar y engatusar a una mujer lo tiene ya muy difícil, y que vayan con cuidado porque puede ser al revés. Ahora el mayor peligro se da con adolescentes que evidentemente un hombre adulto puede engañar facilmente.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, los adolescentes siguen siendo blanco fácil. Tienes razón. Un beso.

      Eliminar
  5. Por supuesto que no hay un sólo culpable, pero si partimos de la base que es el casado el que está rompiendo los votos del matrimonio, poco se le puede achacar a la "seductora o seductor" que hasta cierto punto es libre y nadie sabe qué le ha empujado a hacerlo.

    Besos apretaos, Susana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, yo creo que ser libre no significa poder hacer lo que te parezca sin importar a quién dañas. Un beso.

      Eliminar
  6. Hay que irse con cuidado con el "todos" y el "nadie". ¿Ninguna mujer "inocente"? Tal vez ninguna persona adulta sea inocente; pero las personas pasan por momentos vulnerables, son más o menos conscientes de sí mismas, están más o menos educadas, están poco muy o urgentemente necesitadas de afecto, y tantos etcéteras, que es demasiado tajante suponer que todas las mujeres que se lían en algo que socioculturalmente está prohibido, sabían perfectamente a lo que iban y además lo han hecho buscando, por ejemplo, beneficios materiales.
    Creo que las relaciones humanas reales son muy complejas como para hablar de inocentes y culpables. En un matrimonio o relación seria en la que hay infidelidad, los dos son responsables de la situación, aunque cada cual sea responsable de lo que hace. De igual modo, en una relación o interacción sexual, donde una o las dos partes ya tiene una relación, ambos son responsables de la situación, pero cada cual es responsable de lo que hace.
    Es un tema que da para mucho.

    ResponderEliminar
  7. Tiene gracia porque justo me dijo el otro día una señora que ya no se puede utilizar las palabras "todos" y "nadie" porque son políticamente incorrectas, pero ya sabes que yo también lo soy.
    Si entramos a valorar las excepciones no podríamos opinar de nada. Yo creo que quien se lían con un hombre o mujer casado no puede ya esgrimir la excusa de "me sedujo y me dijo que su mujer no le quería". Ahora los hombres y las mujeres somos muy conscientes de lo que hacemos y por qué lo hacemos. Relacionarse con una persona comprometida está mal simplemente. No se puede justificar lo injustificable. Un beso.

    ResponderEliminar

Espero vuestras opiniones siempre que vengan con educación y respeto.