Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

lunes, 17 de febrero de 2014

La depresión

No es lo mismo estar desganado y apático que estar deprimido. Yo siempre he sido un poco perezosa, pero acabo haciendo las cosas. Cuando estoy deprimida puedo mover los brazos y las piernas teóricamente, pero no en la práctica. Me quedo paralizada en la cama. Es una de las peores sensaciones que he sentido, en dura competencia con los vértigos. En el fondo es parecido; es perder el control de tu mente sobre tu cuerpo. Pero lo peor no es eso tampoco, sino el vacío que le quita el sentido a cualquier intención que tengas de levantarte o hacer cosas. Se habla mucho de la depresión como si fuera simple tristeza, pero es una enfermedad.

Por eso a veces se utiliza la expresión "estar depre" un poco despreocupadamente para cualquier cosa. Pero no es lo mismo. Hay diferentes grados de depresión y la mía no ha sido de las peores. Pero afortunadamente tiene tratamiento y funciona, aunque los efectos secundarios son un poco molestos. El otro día me decían que no debo avergonzarme de tomar medicamentos para la depresión y creo que tenéis razón. Si existen no tiene sentido no utilizarlos. Preferiría pensar que soy los suficientemente fuerte para valerme por mí misma, pero no es así. Hay gente que pasa situaciones peores y las supera, pero no sirve de nada lamentarme por eso.

14 comentarios:

  1. Entiendo muy bien ese vacío y por eso hay que rellenarlo a veces con pastillas, que suerte que existen! Siempre me digo que hay que poner los medios pero no rechazar la depresión, aceptarla, incluso ser su amiga...es la mejor manera de que se aleje, Bss Susana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dicen que lo primero es aceptar que tienes un problema. Un beso.

      Eliminar
  2. Lo que para mí es un mundo para tí puede ser la mayor tontería, y viceversa.
    Los medicamentos están para ayudarnos, tanto a quitarnos el dolor de cabeza como la depresión, y si no pueden quitarla, al menos pueden ayudar a sobrellevarla.
    Animo, guapa. Besines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me queda más remedio porque cuando me da fuerte me cuesta hasta respirar. Un beso.

      Eliminar
  3. Lo comentábamos en el blog de Silvia el otro día, y es lo que decíamos, que estar triste es una cosa, la depresión es otra, y lo que a mucha gente le cuesta comprender es que es invalidante, y que no sirve de nada el - venga mujer anímate - también es importante como tú dices asumir que se necesita ayuda, no se trata de ser fuerte o no serlo, el cerebro es muy complicado y si son necesarios los fármacos no hay ni que pensárselo.
    "el vacío que le quita el sentido a cualquier intención que tengas de levantarte o hacer cosas" esa frase es terrible, define a la perfección creo yo lo que es una depresión de verdad, y eso que no la he padecido, pero lo he "vivido" con personas allegadas.

    No obstante, hay grados, y es también importante acudir al médico lo más pronto posible, no dejar que empeore o se cronifique.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con la depresión no sirve de nada intentar animarse porque te bloquea de cuerpo y mente. No sé qué haría sin las pastillas. Supongo que me hubiera pasado meses enteros en la cama. Veo que sabes bien de lo que hablo. Un beso.

      Eliminar
  4. Estuve mucho tiempo tomando antidepresivos, Susana, es cierto que hay varios tipos de depresión y distintos grados de gravedad, no sé en qué grado estarás tú ni en qué grado estaba yo, sólo sé que reconozco los síntomas a los que te refieres y sé también los pensamientos que me producía, pensamienbtos que gracias a la ayuda y al apoyo de los medicamentos y de mi familia y amigos, sólo se quedó en proyecto inacabado.
    No te avergüences jamás de pedir ayuda cuando la necesites ni de recibirla sin haberla pedido, eso es mucho mejor que acabar con las ilusiones de la vida.

    Un gran beso, Susana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sé lo que dices, las ganas de dormir y no despertar. Un beso.

      Eliminar
  5. Me parece mal que se utilicen los términos inapropiadamente, porque se va haciendo difícil comunicarnos, ya no queda claro qué se dice sobre una cosa y qué se dice sobre otra. La depresión como patología requiere que se cumplan ciertos criterios diagnósticos; tener el ánimo deprimido es estricta-literalmente correcto cuando se está simplemente tristón, pero se presta a confusión con la enfermedad "depresión", por lo que es mejor ir dejando lo de "deprimido"/"depresión" para lo que es una enfermedad.
    Por supuesto, para que quien padece una depresión salga adelante, se requiere que ponga de su parte; pero dado que la enfermedad es casi una imposibilidad de poner de su parte, la cosa se pone muy difícil. Para eso están las pastillas, para hacer posible que la persona se haga cargo de todo lo que está relacionado con su depresión. Las pastillas solas alivian los síntomas pero dejan el malestar que se va a volver a manifestar de esa o de otra manera. Otro tipo de intervenciones, sin las pastillas, se hacen lentas y a veces demasiado difíciles. Me alegra que cuentes con medicación apropiada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las pastillas me funcionan rápido y bien. Es una suerte. Creo que mi depresión es algo más físico que psicológico. Tal vez se deba a mis problemas intestinales. Dicen que la mala absorción de los minerales tiene que ver también con esto. Un beso.

      Eliminar
  6. Qué poca gente sabe cómo es el sufrimiento de una depresión mayor, Susana. No existen palabras para explicarlo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, es peor que todo lo que puedas decir. Un beso.

      Eliminar
  7. Es aberrante el miedo que la gente le tiene a las pastillas para la depresión. No dudan en tomar pastillas para el colesterol, para la tensión, para la tos, pero cuando nombran la depresión, con la Iglesia hemos topado, ya parece que por tomar eso es que estás loco. Y nada más lejos de la realidad, de una depresión fuerte se sale con pastillas o no se sale. La terapia por supuesto, ayuda, pero como no tomes pastillas lo tienes muy difícil. Es tomando pastillas y aún así hay harto que hacer... Me alegro de que tú seas de las que notan pronto el efecto de las pastillas, hay gente que necesita cambiar de tratamiento un montón de veces hasta que encuentra algunas que le funcionen.
    Un besico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo he intentado no tomarlas durante meses pero llegó el momento en que ya no podía más. No me gusta depender del tratamiento indefinidamente, pero es mejor que caer en la depresión. Un beso.

      Eliminar

Espero vuestras opiniones siempre que vengan con educación y respeto.