Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

miércoles, 10 de septiembre de 2014

Entrenando el cerebro

Cuando era jovencita me bastaba con oír una canción una vez para quedarme con la letra. También aprobaba sólo con lo que escuchaba en clase. Me temo que desperdicié esa capacidad y la perdí con los años. He leído libros de cientos de páginas en poco tiempo, incluso en otros idiomas. Ahora apenas me concentro para seguir un artículo en una revista. Aun así me he impuesto la obligación de seguir haciéndolo, al igual que sigo muchos blogs y escribo a diario. No sé si evitará que pierda la poca capacidad de retención que me queda, pero por intentarlo no será. Por eso voy a clase de inglés. Creo que el cerebro hay que entrenarlo como el cuerpo o aún más.

Así que cada semana me quedo con las revistas que me pasa mi madre del dominical del periódico y procuro leérmelas al menos por encima y algunos reportajes a fondo. Me sirven para sacar información e ideas para mis blogs. Ahora también leo algunos titulares de periódicos cuando entro a comentar. Sin embargo, me temo que los libros los he dejado de lado. Así que cuando veo reseñas de otros blogueros me siento un poco culpable. Acabo de leer un artículo que habla sobre la posibilidad de estimular zonas dormidas del cerebro. Espero que no sea tarde. Me temo que físicamente tengo la batalla bastante perdida, así que al menos espero poder mantenerme mentalmente.

4 comentarios:

  1. El cerebro como todo, sin usar se atrofia y va perdiendo facultades. Sentarte todos los días delante de la pantalla y escribir no me parece que sea tener el cerebro atrofiado, ni mucho menos!!!
    Besines

    ResponderEliminar
  2. ¡Claro! El pensamiento es una facultad que se desarrolla. Qué bueno que pongas manos a la obra. El cerebro responde a la intención de "usarlo". Verás como tienes buenos resultados :)

    ResponderEliminar
  3. al menos que no pierda mas capacidad. Un beso.

    ResponderEliminar

Espero vuestras opiniones siempre que vengan con educación y respeto.