Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

miércoles, 20 de febrero de 2013

Inseguridad

Soy una persona muy insegura, pero no por mis ideas. Realmente es contradictorio, porque estoy muy convencida de lo que pienso. Lo que no estoy segura es de estar yo personalmente a la altura de la misión. Es decir, que no me veo capacitada para explicar mis pensamientos o para hacer comprender a otros mi postura. La experiencia me ha demostrado que, así como en mi mente está todo muy claro, a la hora de pasar al papel muchas veces me acaban malinterpretando. Supongo que es inevitable, son cosas que pasan... Pero a mí me hace dudar de mí misma, no de los principios que rigen mi vida, sino de que sea capaz de estar a la altura.

Creo que al pasar de la teoría a la práctica no dejo de ser una persona mediocre, una esposa normal, una madre del montón, un ama de casa corriente, tirando a básica. A pesar de que conozco cinco idiomas, no soy capaz de hablarlos con soltura. He publicado diez libros que no se venden. Fui una secretaria despistada, una estudiante de aprobados, una niña con pocos amigos. Mi vida nunca ha pasado del término medio para abajo. En algunas cosas, como el deporte, muy para abajo. Así que no es de extrañar que cualquier imprevisto me desmoralice. A veces pienso que realmente  sólo sirvo para hacer lo que hago, y no siempre.

21 comentarios:

  1. Que no!!! Que tú vales mucho más de lo que crees!!! un besote

    ResponderEliminar
  2. Creo Susana, haciendo de psicóloga barata, que tú estás muy segura de tus ideas y que las sabes transmitir, dónde comienza tu inseguridad es cuando ves que esas ideas no se comprenden e incluso no se respetan, y a todos nos mina la moral no ser comprendidos, hay que ser muy fuertes para aceptar eso y que no afecte, porque todos al final buscamos aprobación.
    Supongo que la clave está en refugiarse en los que te quieren, en realidad ¿porqué debería importarnos la opinión de los demás? Lo importante es nuestra gente, nunca vas a conseguir gustarle a todo el mundo.
    Besos guapa

    ResponderEliminar
  3. Eres buena psicóloga. Sí que me mina la moral llevar tantos años intentando explicar las mismas cosas y que no se comprendan. Debería bastarme con los míos, pero ya te imaginas que tres adolescentes no son precisamente lo mejor para reforzar la autoestima. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, no! a los adolescentes no los cuento, esos hunden a cualquiera.

      Eliminar
  4. Entiendo tu desánimo porque a mí me pasa lo mismo. Pero estoy leyendo un libro del Psicólogo Bernabé Tierno, que se titula "Poderosa Mente". Explica la manera de que seamos capaces de ver lo bueno que nos pasa, lo bueno de lo que somos capaces, lo bueno que tenemos, aunque sea poco, y de esa manera nos sentiremos orgullosos. Estoy intentando llevarlo a la práctica. Intentalo tú también. Besos y ánimo
    Ana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Buscaré el libro. Realmente creo que es importante dar un punto de vista diferente en internet y por eso lo sigo haciendo. Sólo que a veces no sé si soy la persona adecuada. Un beso.

      Eliminar
  5. Yo creo que son dias que la moral se nos va de viaje y debemos esperar a que vuuelva y casi siempre vuelve. Solo debe pensar que todo los dias sale el sol.

    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que creo que la labor me viene grande, pero da lo mismo porque voy a seguir igual. Un beso.

      Eliminar
  6. Si estás segura de tus ideas, con eso debería bastarte.

    Por otro lado, si estuvieras más abierta a cambiar de opinión,a aprender de los demás, no te tomarías las opiniones distintas a la tuya como fracasos.

    Ser madre, ser esposa, ser amiga... Es suficiente para sentirse realizada.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me parece suficiente. Sobre cambiar de opinión, es que hay valores que no son negociables. Un beso.

      Eliminar
  7. La vida no es negociable. ¿O es que alguien le da lo mismo vivir que morir?.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida sí es negociable. Hay quien prefiere morir a vivir según como.

      Eliminar
    2. Telma. Sobre ese tema habría mucho que decir. Creo que tengo un artículo del mes pasado. Se trata de saber quién decide y en qué circunstancias. Un beso.

      Eliminar
  8. Si en todo lo que has juzgado eres tan injusta como en los idiomas, tienes que ser una excelente persona, una esposa inmejorable, una madre perfecta y un ama de casa de diez. Madre mía, cinco idiomas. A mí me viene justo para hablar el materno. Con el francés, después de tantos años aprendiéndolo en el colegio y en la universidad, no soy capaz de entender y hacerme entender. No seas tan dura contigo misma.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá. Lo que ocurre es que no sé realmente para qué me sirve hablar cinco idioma, si no soy capaz de hacerme entender en el mío. Gracias. Un beso.

      Eliminar
  9. Dices que piensas que sólo sirves para hacer lo que haces y si ello es lo que te gusta y lo que has elegido como destino de tu vida ¿para qué darlo más vueltas? Susana, hablar cinco idiomas y haber escrito tantos libros no creo que sea de amas corrientes tirando a básicas.
    ¡Ánimo! y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Escribir libros que nadie lee es algo que puede hacer cualquiera. En fin, el problema es que no veo resultados de mis esfuerzos. Gracias. Un beso.

      Eliminar
  10. Creo que sobresalir, "ser el mejor", hacer grandes cosas, está sobrevalorado :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que sí, pero entre el éxito y el fracaso hay un término medio. Un beso.

      Eliminar
  11. AMIGA MIA GRACIAS POR TODO lo que me has dado en esta fase bloqgueril que hoy termino. Un beso y sigue siendo lo que eres: BUENA GENTE

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Winnie, no me digas que te vas. Te vamos a echar mucho de menos. Tú sí que eres la mejor. Un abrazo.

      Eliminar

Espero vuestras opiniones siempre que vengan con educación y respeto.