Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

lunes, 5 de marzo de 2012

Cuestión de décadas

La juventud es idealista por naturaleza. También tienen tendencia a dejarse llevar por el sol que más calienta. Se junta esto y tenemos unos jóvenes manipulables al cien por cien. Ya sé que hay excepciones, chicos y chicas que estudian, trabajan, ayudan en casa e incluso fuera. Pero también hay una cantidad importante de jóvenes que no han acabado sus estudios, no buscan trabajo y pretenden que alguien les solucione la vida sin más. Está bien tener aspiraciones, pero siempre que seas capaz de poner algo de tu parte. Yo no quise estudiar carrera y me hice secretaria. No me quedé en casa a esperar que me siguieran dando la paga de por vida. El idealismo es muy bonito pero no da de comer.

Si además resulta que esas ideas no son nuevas... Que el marxismo ya ha sido probado en multitud de ocasiones y siempre ha resultado un fracaso; que ha llevado a países a la miseria y a miles de personas a prisión por no estar de acuerdo con esas ideas... Entonces yo, sinceramente, no entiendo cómo en pleno siglo XXI se puede defender todavía la vigencia de un sistema superado felizmente por la historia. Tendremos que esperar veinte años a que estos jóvenes maduren y despierten de sus sueños irrealizables, que comprendan que las utopías dan muy bien sobre el papel, pero nada más. Para entonces, quién sabe cuántas vidas se habrán ya malogrado.

16 comentarios:

  1. Es que con una persona que sea líder ya puede manejar a diez, y esas diez, a otras diez, y así al final, los últimos, te hablarán de unas ideas que ni concoen, pero que harán suyas. Eso es manipulación pura y dura, manejar a la gente, y lo malo de todo es que si hablas con esos jóvenes y no tan jóvenes, están convencidos de que nadie los manipula. Presiento, que nadie de ellos se ha leído Rebelión en la granja.
    Besos
    Ana

    ResponderEliminar
  2. Me temo que no han leído nada. Tardarán años en darse cuenta de su error y entonces ya será tarde. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Quiero creer en la juventud Susana!!! Al menos en mi numerosa familia hay de todo...Un beso

    ResponderEliminar
  4. Susana, creo que mi última entrada "Compasión" no las has entendido bien. Lo digo por tu comentario, que se aleja de lo que yo he querido plasmar. Estos total y absolutamente en contra de la violencia, sea del tipo que sea. Me refería a la manía malsana de juzgar al prójimo y creernos siempre los mejores. Besos.

    ResponderEliminar
  5. Winnie. En la mía también:)
    Campanilla. Tal vez no me he explicado bien. Lo que yo no acepto es que se intente culpar a otros de los problemas de los que nosotros también hemos sido causa directa.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Estoy de acuerdo. Para llegar a una situación difícil, la culpa no es sólo de algunos, sino de todos. Pero no me planteo culpas, sino situaciones desesperadas... Ya sabes, mi corazón es de los que se encogen ante las lágrimas. Besos.

    ResponderEliminar
  7. Hay una frase un poco fuerte pero que me gusta mucho: el que a los veinte años no es de izquierdas, no tiene corazón; el que a los cuarenta no es de derechas, no tiene cerebro.;)

    ResponderEliminar
  8. No sé si esa frase se refiere a mi comentario... Yo, desde luego, antepongo el corazón a todo lo demás, y como ya te dije, el sufrimiento humano, para mi es prioridad, sufra por lo que sufra, por sus propios errores o porque la vida le ha tratado mal. Y todo ésto, sin tener en cuenta la política para nada, sólo siguiendo a Cristo e intentando imitarlo.
    A mi me gusta tu blog, porque me parece que escribes muy claro, que tienes las ideas meridianas, pero tengo la impresión de que no nos entendemos, y es una pena, porque tal vez estemos más cerca de lo que parece...

    ResponderEliminar
  9. Soy de la opinión de que la juventud necesita espabilar, pero creo que esto siempre ha sido así. Al menos, cuando yo era más joven (tampoco hace tanto, eh), ya oía a los "mayores" quejándose de la juventud.

    ResponderEliminar
  10. El problema, desde mi punto de vista, no es el idealismo de la juventud: bendito idealismo, sino que se desempolven planteamientos trasnochados y que deberían estar hace tiempo enterrados.

    ResponderEliminar
  11. La frase se refiere al post en general. Claro que nos entendemos. A mí también me dan lástima los que no tienen nada en este momento y no dicen nada. Los que no me dan pena son los jóvenes y no tanto que no han hecho el menor esfuerzo en su vida y pretenden que les solucionen las cosas porque sí. Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Paterfamilias. El problema es que ahora se ha infiltrado mucha ideología para complicarlo todo.
    Modestino. A eso me refería.
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Hombre pues yo creo que el marxismo ha sido probado insatisfactoriamente por régimenes de corte comunista. Y ha sido estrepitasemente un fracaso porque estos régimenes comunistas no eran precisamente estados donde se "distribuía la riqueza" (que es de lo que se trata) sino todo lo contrario, en ellos se distribuía la pobreza. Han sido dictaduras muy duras, donde, como en cualquier dictadura, se hacía lo que le salía de las narices al dictador.

    Pero vamos no hagamos como los regímenes comunistas y tapemos la información histórica a estos efectos. Quiero decir que sí que ha habido ejemplos satisfactorios donde lo que se ponía en práctica eran ideas de izquierdas. De hecho, sin ir más lejos Israel, es un país que gracias a la riqueza que generaron los kibuts (ejemplo típico de gobierno de izquierdas) pudo conseguir que la comisión que decidía sobre la creación de este estado fallara a favor de Israel y no de los palestinos que demostraron que la zona donde ellos gobernaban no habían generado riqueza alguna.

    Otro ejemplo de gobiernos de izquierda que han dado como resultado que los países generaran riquezas y que sus sociedades avanzaran tanto teconólica como educacional comos socialmente, son los países nórdicos. Donde los gobiernos de izquierdas han conseguido erradicar el analfabetismo, donde el nivel de vida es altísimo, donde los derechos sociales de estos ciudadanos sobrepasan lo que cualquier europeito tiene.

    ResponderEliminar
  14. Anónimo. ¿Por qué no firmas?. Yo he hablado de marxismo, no de socialdemocracia. De todas maneras los países nórdicos tienen una mentalidad muy diferente a la nuestra, y pagan unos impuestos altísimos.
    En cuanto a Israel, en un país tan pequeño y con características tan especiales no es extraño que pueda funcionar algo así; sin embargo, ya no tienen kibuts tampoco. Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Creo que lo que escribo es lo importante (baja modesto que subo yo..jajajaj) no quien soy. El marxismo Susana es el inicio de todas las corrientes de izquierdas que han sucedido hasta nuestros días. La derecha pone el eje en el liberalismo económico donde el capital es el motor generador de intereses, sin embargo la izquierda pone su eje en el trabajo. Aclaro esto porque aunque obvio, muy difícilmente un sistema de izquierdas (sea del corte que sea, demócrático o dictatorial) puede avivar o "consentir" a gente que quiere vivir del cuento. De hecho no hay que ser muy duchos en historia para saber que en la URSS no habría para comer pero trabajo a punta pala, allí no se libraba nadie de sudar como mulos.

    La cuestión es que no toda la izquierda cree como dijo Marx que el nuevo cambio vendría de la mano de una dictadura del proletariado, y no es algo nuevo, las divisiones internas del aquellos primeros movimientos eran tan reales como las de hoy en día en cuanto a la forma en que un sistema de izquierdas tendría que plasmarse. No obstante es de cajón que una dictadura del proletariado nunca sería tal, y por qué, pues muy sencillo el proletariado en cierto sentido es el conjunto más numeroso de un estado, y si estos consiguieran ponerse de acuerdo para llevar a cabo un proyecto en común de Estado, estaríamos ante una democracia sin duda. La cuestión es que en las dictaduras de izquierdas no ha habido nunca una asamblea real del proletariado que dirigiera el país, sino una oligarquía de partido que dirigía con mano dura a todo un PUEBLO.

    En cuanto a las pegas que tú has puesto a los países nórdicos, no veo yo el problema de pagar impuestos altos cuando tienes dinero para pagarlos y te queda mucha pasta para tener un buen nivel de vida. Lo jodido es pagar impuestos y no llegar a final de mes aunque no gastes ni en pipas. El principal problema de occidente es ese miedo a los impuestos o esa picaresca nuestra (por decirlo finamente sin levantar suspicacias) por evadir en cuanto podemos impuestos y así nos va. Y los KIBUTS son unidades básicas de una organización de izquierdas y funcionan, tú decías que la izquierda no funcionaba y yo te he traído dos ejemplos donde ésta ha ido bien. Eso sí trabajando como mulos, no haciendo el vago como ocurre en los sistemas capitalistas actuales.

    En esta vida no basta con decir que somos tal o somos cual, hay que demostrarlo con una vida de hechos y está claro que un tío que quiere vivir del sistema sin trabajar por mucho que diga que es de izquierdas, yo le diría que tururú. Nuestra chavalería se va a pique porque llevamos décadas sin "exigirles" obligaciones y los hemos acostumbrado a ser vagos en la mismas unidades familiares. Eso no es culpa de ninguna ideología, aunque qué duda cabe que para los partidos políticos (no confundir nunca con ideologías) es mucho más fácil "manejar" a gente así que a personas que han aprendido a pensar, a razonar y a ser responsables. Ahora bien que tú piensas que el PSOE y los sindicatos abusan más de las manifestaciones que el PP en su reciente etapa de oposición con todas sus participaciones activas en manifestaciones incluso al lado de los sindicatos, pues es tu opinión y para nada discutible. En cuanto a que la izquierda es una ideología utópica y que cría a vagos, eso es muy muy muy discutible, ahí está la historia y sus resultados.

    ResponderEliminar
  16. Te diré un secreto: yo también simpatizaba con la izquierda de jovencita. No es que me parezca mal, es que creo que es un sistema utópico que sólo funcionaría con muy buena voluntad, y de eso andamos escasos. Un saludo.

    ResponderEliminar

Espero vuestras opiniones siempre que vengan con educación y respeto.