Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

miércoles, 26 de marzo de 2014

Riesgos innecesarios

El otro fin de semana murieron cinco personas en la misma montaña intentando escalar por el hielo. Y yo me pregunto una vez más hasta qué punto una afición vale una vida. Puedo comprender que haya amantes del deporte extremo y que busquen retarse a si mismos logrando el más difícil todavía, pero no hasta el punto de arriesgarse a perderlo todo. Eso sin tener en cuenta que esa clase de aficiones suelen costar muchísimo dinero, que estaría mejor empleado en otras causas. Y digo yo, ya puestos a vivir al límite, mejor marcharse a África a ayudar a los más pobres, o a las misiones del Amazonas. Allí también hacen falta personas valientes.

Yo ni siquiera monto en las atracciones fuertes de los parques de atracciones. Me parece que pueden ser peligrosas para la salud si tienes alguna lesión previa que no conoces. Menos todavía entiendo el puenting, el salto en paracaídas, parapente o el esquí alpino, o las carreras de cualquier vehículo, sobretodo si son fuera del circuito. Los profesionales de estas modalidades suelen tener decenas de huesos rotos y muchos de ellos acaban con su vida. Todo por una dosis extra de adrenalina. Y luego otros tienen que jugarse el tipo para recoger sus cadáveres. Además, cada vez que un alpinista sube al Everest significa que un sherpa ha subido cinco veces con los suministros.

Eso me recuerda también al que se va en bicicleta a Karachi a dar una vuelta, le atacan los insurrectos de por allí y luego encima el gobierno tiene que ir a buscarle y pagar el rescate. De eso habla el siguiente artículo: finanzas.com/xl-semanal/firmas/arturo-perez-reverte/20140223/sobre-aventura-responsabilidad-6907.html

6 comentarios:

  1. Pues igual que cuando ves a los domingueros que vienen a la sierra y se suben al alto en plena primavera en playeras y un plumas y se pretenden meter una caminata de cinco horas...cambia el tiempo y empieza a nevar y se hace de noche y se pierden y el helicóptero y el samur y su puñetera madre y eso vale una pasta. Menos mal que desde hace tiempo en Madrid se lo cobran, como se pierdan se lo cobran.
    Besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los domingueros son tremendos. A veces van incluso con bebés en brazos. Está bien que les cobren por irresponsables. Un beso.

      Eliminar
  2. Yo también soy de otra clases de emociones que no impliquen riesgo físico; sin embargo, me ilusiona algún día atreverme al parapente, y sí entiendo a quienes necesitan de eso. Debe haber manera de que "ni tan tan, ni muy muy".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi hermano mayor iba a probar el parapente pero el chico que saltó antes se rompió las dos piernas y ya no lo hizo.:) Un beso.

      Eliminar
  3. Yo tampoco comprendo ese afán por el reto a lo tonto. Siempre bromeo con el asunto pero mi pregunta es - Vale, has llegado a la cima....¿¿¿¿¿¿yyyyyyyy??????? - Siempre digo que la vida ya en sí comporta el suficiente riesgo como para no buscar más, y a mí los actos cotidianos ya me aportan adrenalina de sobras.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que es una manera de evadirse de la realidad. Un beso.

      Eliminar

Espero vuestras opiniones siempre que vengan con educación y respeto.