Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

miércoles, 24 de octubre de 2012

Sobre la depresión

Como ya he contado, hace aproximadamente dos años caí en una depresión a causa de los problemas de salud de mis padres y la incertidumbre sobre el futuro laboral de mi hijo principalmente. Estuve yendo a psicoterapia durante unos meses y desde entonces tomo unas pastillas. He bajado la dosis y ahora tomo una cada dos días para ver si las puedo ir dejando. Pero la verdad es que cada vez que lo intento me dan altibajos y me preocupa; así que sigo tomándolas. Porque la depresión creo que es la experiencia más terrible que me ha tocado vivir hasta ahora. Y eso que los vértigos del oído también son realmente desagradables.

Definiría esta enfermedad como el vacío más absoluto. Cuando de repente un día estás como siempre haciendo las cosas que haces habitualmente y que hasta un segundo antes te llenaban, pero de pronto nada tiene sentido, nada te llena y no deseas más que tumbarte en la cama y no pensar. Es algo físico más que psicológico, es como tener una gripe tremenda de esas en que no te puedes ni mover. Pero la diferencia es que lo que te impide moverte no es un virus, sino tu propia mente. Y ya no quieres comer porque no te sabe a nada, escuchar música no te inspira, leer no te interesa. De pronto la vida no tiene sentido y no te queda ni el consuelo de rezar porque no te sale. No se lo deseo a nadie.

23 comentarios:

  1. Yo creo que al final estas pruebas tan dolorosas nos hacen más fuertes.

    Un abrazo¡¡¡

    ResponderEliminar
  2. Me ha resultado muy sorprendente leer el motivo de la depresión: problemas de salud de padres mayores, hijos con problemas en los estudios.
    Es que eso es la vida misma, es inevitable, si te deprimes por eso...vas a estar siempre deprimida.
    Me llama la atención que siendo una persona religiosa la religión no te sirva para aceptar las frustraciones normales de la vida

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que conozco otras personas a las que la fe les hace inmunes a las dificultades, pero no es mi caso. Realmente creo que tiene un componente físico también, que estoy baja de serotonina en general. Siempre he sido una persona melancólica.

      Eliminar
  3. Conozco el tema por mi madre que cayó en una hace 15 años o así, un poco por el síndrome del nido vacío según le dijeron, pero en fin, que es muy duro ver a una persona como un vegetal sin ganas ni de quitarse el camisón y vestirse para empezar el día.
    Debo decir que consiguió salir con alguna recaida leve y puntual, aunque también es verdad que nunca ha vuelto a ser la misma, ha quedado tocada de por vida, no sé si depende también del tipo de depresión o de su causa, pero me da la sensación de que se queda latente y como crónica para siempre, una enfermedad que puedes mantener bajo control pero que no llega a curarse del todo, y más vale asumirlo y vivir con ello.
    Muchos besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que yo pienso lo mismo, que nunca me voy a librar ya de ella. Es algo que va y viene como un dolor de cabeza y te puede dar en cualquier momento sin ninguna razón determinada. Por eso me temo que no puedo dejar la medicación, aunque sea en dosis mínima. Un beso.

      Eliminar
  4. Por favor, deja la decisión de la dosis del medicamento, en manos de tu médico.
    Bendiciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el consejo, pero hace mucho que dejé de ir al médico porque la verdad es que se limitaba a recetarme las pastillas sin más. No tenía mucho interés.
      Hace poco leí que la gente con síndrome de hiperelasticidad articular tienen más tendencia a la depresión. Yo tengo los tendones laxos y puede que tenga algo que ver. Un beso.

      Eliminar
  5. Sólo te diré una cosa: Sólo sé que sé lo que es la depresión....Ya he dicho bastante ¿verdad? Un besito

    ResponderEliminar
  6. La he visto a mi alrededor y es relamente triste.
    Solo decirte que los motivos para vivir con ilusión estan por todas partes, intenta verlos.
    ¡¡Mucho ánimo y adelante!!
    Besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay veces en que el esfuerzo no me sirve para nada. He tenido dos recaídas esta semana. Yo lo veo más como si fuera diabética, pero no me baja el azúcar sino la serotonina. Un beso.

      Eliminar
  7. Todo el que la ha pasado dice que es lo peor que les ha sucedido y que cuando nos ponemos a opinar los que no la sufrimos no hacemos más qué decir tonterías como "lo que tienes que hacer es salir con gente y animarte", como si el problema fuera ese.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Procuro salir de paseo todos los días. Creo que eso me ayuda. Un beso.

      Eliminar
  8. Hola, Susana

    Una amiga mía, muy cercana, después de que su marido pasara por una situación muy dura en el trabajo, también pasó por una depresión muy difícil. Por suerte, mucho tesón y constancia, ya ha salido de ella. Y al leerte me has hecho recordar lo que suele comentar ella.

    Te deseo toda la fuerza para que puedas superarla y todo el tiempo y el amor que necesites para ello.

    Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Esto es una lucha de todos los días. Un beso.

      Eliminar
  9. Hola Susana, lo primero es darte las gracias por compartir algo tan personal con todos nosotros, sin excepción. Mi opinión sobre este tema te la daré como psicóloga y desde las experiencias que he tenido con personas que he atendido. La depresión tiene cura, sea depresión endógena o circunstancial. Para ello es indispensable combinar el uso de los fármacos con la psicoterapia. Y como psicoterapia hablo de la sesión con psicólogo y no con la visita al psiquiatra que se limita a extenderte la receta. Se necesita la conversación semanal, incluso en algunos casos, hasta dos veces por semana, dependiendo de la gravedad del cuadro. Con el tiempo podrás dejar los medicamentos, no es imposible y es lo ideal. Pero insisto en que si no tienes el apoyo de un profesional es casi imposible. Piensa también en las situaciones que gatillaron tu depresión y analiza cómo están hoy en día ¿han cambiado? si han cambiado ¿por qué te quedas estancada en ese dolor?... Y si siguen igual ¿ayuda en algo el que te sientas deprimida?...... espero haberte ayudado en algo. Cualquier duda me puedes consultar en forma privada si quieres. Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este blog es mi diario personal. Aunque escriba de temas generales no dejo los particulares aparte. Estuve viendo a una psicóloga durante año y medio aproximadamente y me vino muy bien. Gracias a eso ya no tengo que tomar el ansiolítico. El problema es que las situaciones siguen igual. Mis padres naturalmente están cada día peor y mi hijo sigue por el estilo, sin tomarse mucho interés por su vida. Así que resulta difícil animarse con ese panorama. Ayer mismo me dijo mi madre que no sabía si tenían que volver a ingresar a mi padre hoy porque ya no se mantiene en pie.

      Lo que ocurre es que yo siempre he sido una persona muy sensible y digamos que mi estado de ánimo habitual se encuentra en el límite, así que es fácil que cualquier problema me afecte. Gracias por tu interés. Un beso.

      Eliminar
  10. Yo me curé dejando las pastillas, pero creo que las que yo tomaba son mucho más fuertes que las que tú tomas :)

    ResponderEliminar
  11. Seguramente. Yo tomo escitalopram. Un beso.

    ResponderEliminar
  12. No sabes como te comprendo. Besos y ánimo
    Ana

    ResponderEliminar
  13. Entiendo perfectamente lo que padeciste en ese momento (a la fecha espero que ya hayas superado ese cuadro depresivo) padecer un trastorno depresivo es una de las situaciones más espantosas, terroríficas, no encuentro palabras apropiadas para describir lo que se siente. Que Dios te continúe colmando de Bendiciones y te de la Fortaleza y la Paz que sobrepasa todo entendimiento y que tanto anhelas! Disfruto mucho leyendo tus post!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es terrorífico realmente. Gracias. Un beso.

      Eliminar

Espero vuestras opiniones siempre que vengan con educación y respeto.