Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

jueves, 24 de mayo de 2012

Un país subvencionado

En los tiempos de las vacas gordas en España, nos acostumbramos a unos lujos que, por habituales, habían dejado de serlo. Por ejemplo, en otros países cercanos la sanidad pública siempre ha sido de copago y las personas que no cotizan no tienen cobertura sanitaria. También la pensión no contributiva es algo extra, aunque a mí personalmente me parezca estupendo. Pero, cuando no hay dinero, hay gastos que uno no se puede ya permitir; empezando por los más superfluos hasta alcanzar los esenciales. Las becas escolares, por ejemplo, siempre habían sido para alumnos aventajados. Ahora basta con una renta determinada y un aprobado general para conseguirlas. No hace falta que explique que hay gente que no declara sus ingresos reales.

En la Escuela de Idiomas, por ejemplo, se paga una cantidad simbólica; la mitad si eres familia numerosa. Por eso, resulta que habitualmente empieza una clase de cincuenta personas y acaban diez. Porque lo que no se paga tampoco se valora. La universidad pública también tiene un precio irrisorio (al menos la carrera de mi hijo). Con ese dinero se paga en una academia sólo un mes de clase. Por no hablar de las subvenciones a sindicatos, partidos, artistas, televisiones, asociaciones... Vamos, que aquí el que no tenía una subvención es porque no quería. Más el número desorbitado de funcionarios públicos. Cualquier ama de casa sabe que no se puede gastar más de lo que se tiene ni vivir del crédito. Se acabaron los tiempos del despilfarro.

16 comentarios:

  1. Muy acertado tu post, pero los españolitos somos así y de la misma manera que mcuhos critican determinados gastos, son incapaces de hacer autocrítica con los suyos.

    Creo que el sentido común habló por tu boca, Susana.

    ResponderEliminar
  2. Gracias. Luego no tienen problema en gastar en cervezas o en viajes de fin de semana. Para eso sí hay dinero. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Los colegios católicos los únicos en contra de la huelga. Lógico. Ellos basan su negocio en la incultura de la gente.

    ResponderEliminar
  4. Debemos aprender a vivir de nuevo,a darle valor a lo que de verdad lo tiene y a no acostumbrarnos a que nos den todo. Besos
    ana

    ResponderEliminar
  5. Lo de las becas es de chiste. No sé dónde leí que ahora se requería un 6,5 para obtenerla ¿No sería más lógico un 8? Hay carreras, sobre todo las técnicas, en las que la Universidad invierte un montón en cada alumno, como ocurre por ejemplo, en las ingenierías; un dinero que, claro, no cubren las matrículas. Luego, los ingenieros, como no encuentran trabajo, se van fuera. Así que estamos exportando gratis lo mejor que tenemos. Aquí hay demasiada gente afincada en la subvención, en que papá Estado les saque las castañas del fuego.

    ResponderEliminar
  6. Por cierto, a mí cuando fui universitaria me salía gratis una asignatura siempre y cuando hubiese sacado matrícula de honor en otra. Era un premio al esfuerzo, algo que hoy no parece estar muy en boga.

    ResponderEliminar
  7. Y que lo digas, que sales a cualquier hora a la calle, y las terrazas de los bares están llenas siempre. Y dices:-"Pero, ¿esto qué es?"-.

    Besos!

    ResponderEliminar
  8. Pues lo peor es que la gente no está dispuesta a prescindir de nada eso. (lo oigo en mi entorno constantemente) y enseguida apelan a "que paguen los bancos que se han forrado" y cuarenta consignas de ese pelaje. Así que al final no sé que va a pasar, porque la gente no quiere aceptar que estamos arruinados y que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades muchos años.
    Un beso

    ResponderEliminar
  9. y lo que nos queda Susana...apretar el cinturon y hasta hacer en el zapatero remendón nuevos agujeritos en él...Besos

    ResponderEliminar
  10. Como no cambiemos la mentalidad y rememos todos hacia la misma dirección... tendremos para rato.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  11. Flavia. Claro, por eso en el colegio de mi hija han aprobado todos el Bachillerato menos dos, y en los institutos apenas pasa un treinta por ciento de la clase, sin contar a los que no aprobaron la Eso.

    ResponderEliminar
  12. Aniazulada. Es que se aprecia de verdad lo que ha costado conseguir, no lo que te dan gratis.
    Zambullida. Cuando nosotros estudiábamos la beca sólo la conseguían los mejores de cada colegio.
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Lourdes. Sí, pobrecillos, se ve que pasan hambre, pero sed no.:)
    Dolega. El dinero de los bancos es nuestro dinero. No hay quien se lo meta en la cabeza.
    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Winnie. Pues sí, a todos nos alcanza ya la crisis.
    Unai. Es cierto. Esto tiene mal arreglo. bienvenida.
    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Flavia. En los institutos se quitan a la gente de encima como sea para conservar su ranking de buenos resultados en la Pau, aunque sólo se hayan presentado cinco alumnos de todo el centro. Eso no se divulga. En los concertados, en general, luchan por cada alumno personalmente.
    Yo hablo de lo que conozco y tú no. Tú hablas de oídas. Repites consignas bien aprendidas. Para eso sí te ha servido la escuela.

    ResponderEliminar
  16. Que tu hayas ido a la universidad sólo demuestra que no sirve para aprender las cosas realmente importantes de la vida. Al menos yo sé responder sin necesidad de insultos.

    ResponderEliminar

Espero vuestras opiniones siempre que vengan con educación y respeto.