Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

viernes, 18 de mayo de 2012

I looked in my rearview and now I don’t see you

Miré en mi espejo retrovisor y ya no te veo. (Anastacia)
Recuerdo que tendría unos diez años cuando un día miré a mi madre y me di cuenta de que ya no era joven y sentí un dolor extraño, casi físico, por el tiempo perdido que ya no puede volver atrás. Ahora soy yo la que me miro al espejo y, aparte de ver a mi madre, veo que yo tampoco soy ya joven y siento esa extraña nostalgia por las cosas que ya no podré hacer, la gente que no voy a conocer y aquellos a los que ya no puedo ver. Supongo que es una etapa normal de la vida pero es bastante duro. Nadie nos prepara para saber que el tiempo pasa sin mirar atrás.

Han pasado treinta años y yo todavía me siento como esa jovencita de dieciséis que empezaba a conocer el mundo. Cuando parecía que el tiempo se deslizaba como una culebra aletargada por el calor y algunos días eran interminables. Cuando pensaba que nada iba a cambiar. Tantas cosas han cambiado y a veces me gustaría poder volver atrás a vivir aunque fuera un instante otra vez todos esos momentos. Parece que fue ayer cuando mis hijos eran niños y toda mi preocupación consistía en que estuvieran sanos. Y ahora son ellos los jóvenes empezando a vivir. El ciclo de la vida continúa. Algún día ellos mirarán el espejo retrovisor y nosotros ya no estaremos en el mismo coche.

18 comentarios:

  1. Pasando por otros blogs me había parecido que mucha gente se sentía así ahora. Será la primavera.

    ResponderEliminar
  2. Pues si.
    Es tal como lo dices.
    Somos eslabones de una cadena interminable.
    Primero moriremos y luego el tiempo nos borrará.
    Será así.

    Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  3. Excelente reflexión Susana....es un sentimiento en el que también caigo Un beso

    ResponderEliminar
  4. Es un tema recurrente en mi: la nostalgia por el pasado, la rapidez del tiempo (la vida) y la generación que viene pasando por donde ya hemos pasado.

    Me interpretas una vez más, mujer.

    ResponderEliminar
  5. Toro salvaje. Pero yo quiero pensar que quedará algo de nosotros.
    Winnie. Supongo que es bastante común a nuestra edad.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Alemamá. Es una contradicción, porque por una parte te alegras de verles seguir adelante, pero por otra piensas que la vida se te escapa. Un beso.

    ResponderEliminar
  7. No voy a comentar la entrada, porque yo estoy hoy bastante alicaída y me saldría algo triste.
    Pero me gusta, como todas las tuyas. Un beso.

    Pd. Si que va a ser la primavera:)

    ResponderEliminar
  8. Dolega. No importa si te sale algo triste. Aquí estamos en confianza. No se trata de quedar bien. Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Se siene nostalgia por el pasado. Pero dicen que recordar es vivir. Me he sorprendido a veces sonriendo sola cuando pienso en los momentos felices del pasado, Muy linda tu entrada, como siempre.

    ResponderEliminar
  10. Precisamente ayer me dijo mi madre que no recuerda casi nada y le parece que se está perdiendo a sí misma. Me dio mucha pena. Un beso.

    ResponderEliminar
  11. También yo me siento como si tuviera 16 años, pero no echo nada de menos. Estoy donde tengo que estar y no volvería atrás por nada del mundo. Eso sí: a veces el espejo me sobrecoge, así que procuro mirarme poco, sobre todo si no tengo buen día.

    ResponderEliminar
  12. No es que quiera volver atrás. Sería como perder lo vivido. Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Lo único del paso inexorable del tiempo es que ahora, más maduro e inquieto que antes, sé que me falta tiempo para hacer y aprender todo lo que quisiera. Me conformo con que tengan un buen recuerdo de mí, ya me parecerá mucho.
    Como dice mi suegra: "Para atrás, ni para coger impulso".

    ResponderEliminar
  14. Muy buen post. Me siento totalmente identificada como en muchos posta de los que escribes. Un beso

    ResponderEliminar
  15. Me alegro de poder expresar lo que muchos sentimos. un beso.

    ResponderEliminar
  16. Yo me dí cuenta de que mi madre había envejecido, un día de repente, la miré y la ví mayor y no sé porque cinco minutos antes no fue así, y en cuanto a mí, me pasa lo mismo, un día cualquiera me miro en el espejo, y digo, "Pero si ya tiene 47 años", En fin, la vida es así. Besos
    Ana

    ResponderEliminar
  17. El otro día me dijo mi hija pequeña que vio una foto de cuando yo me casé y que no me parecía nada. Un beso.

    ResponderEliminar

Espero vuestras opiniones siempre que vengan con educación y respeto.