Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

miércoles, 9 de mayo de 2012

Pertenecer a un club de belleza

... es algo frívolo hasta que te admiten. Eslogan de una cadena de droguerías. El otro día me ofrecieron la tarjeta de cliente y me encontré con esa máxima. Si lo llego a saber antes no me apunto. Me parece terriblemente pretencioso y además no puede estar más en desacuerdo con mi filosofía de vida. Yo no le doy ninguna importancia a la belleza. Claro que alguno pensará que digo eso porque soy más fea que Picio. Hombre, cuando me arreglo tengo un buen pasar. De todas maneras, yo pienso que, en la mediana edad, toda mujer tendría que tener ese tema ya superado. Me refiero a que un joven siempre tiene le atractivo de la juventud, pero a partir de los cuarenta es mejor destacar en otros campos.

Me horroriza cuando veo mujeres de mi edad vestidas de veinteañeras con minifaldas y escotes de vértigo. Por muy bien que se conserven no dejan de estar fuera de lugar. Una cuarenteña (como dicen ahora) está mucho más atractiva con ropa formal, que no por eso tiene que ser menos bonita o sentar mal. Decididamente, yo no pinto nada en un club de belleza. Si no fuera por los descuentos, me daría de baja. No me gusta nada fomentar esa visión de la mujer según la cual para estar guapa hay que sufrir, destrozarse los pies con tacones imposibles, someterse a depilaciones totales y no salir ni a la panadería sin pintarse. Yo soy partidaria de la belleza natural, que incluye cabellos blancos, arrugas que demuestran que has vivido y cuerpos que evolucionan con su edad.

22 comentarios:

  1. Hay que saber envejecer: luchar contra la naturaleza suele ser un error.

    ResponderEliminar
  2. Mi querida Susana. He trabajado durante años en las profundidades de ese mundo, con esa gente que describes. Creeme si te digo que en NINGÚN caso, repito en ningún caso he encontrado a nadie que fuera medianamente feliz. Lo único que he visto por toneladas ha sido soledad, mucha soledad.
    Un beso
    PD. Y no se te ocurra darte de baja,¡ aprovecha los descuentos!.

    ResponderEliminar
  3. Se puede estar muy guapa sin disfrazarse, porque sinceramente, a mi tampoco me gusta según qué atuendos en según qué personas.
    A mi mente viene siempre la misma imagen cuando se habla de este tema (me refiero a Anita Obregón), que la pobre creo que estaría mucho más guapa si fuese más discreta y supiese ir a tono.
    Pero bueno, ésto es cuestión de gustos y ahí cada uno somos un mundo. Yo prefiero ir discreta y cómoda (que no quiere decir que no vaya arreglada y "mona"... jajajaja)

    ResponderEliminar
  4. Yo tengo canas y no me las tiño, procuro no ser antigua vistiendo pero tampoco pasarme. Sé la edad que tengo, Pero cada uno es como es, y hay gente que no acepta que el tiempo tiene que pasar para todos. Besos
    Ana

    ResponderEliminar
  5. Totalmente de acuerdo; nada más ridículo que intentar ser de 20 cuando se tienen 40. De todos modos tu actitud es contradictoria, o puede que tan sólo ponga en evidencia que nuestras premisas tienen precio. Eso que te ahorras está haciendo entender a esta mediocre sociedad que la belleza externa es lo que importa.

    ResponderEliminar
  6. Modestino. Es una batalla perdida de antemano.
    Dolega. No me extraña lo que dices. Tampoco compro mucho para que me sirvan los descuentos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Dolores. Ana Obregón es un ejemplo muy claro.
    Anazulada. Teñirse es muy normal pero sin pretender ser más joven.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo. Es que no me di cuenta hasta después. Y ahora me parece un poco raro ir a darme de baja. No sé qué excusa poner. Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Esa es la auténtica belleza, la natural, la que se basa en arrugas, canas y sonrisas que demuestran que la vida pasa y se puede aprovechar.

    Personalmente me parece más atractiva una cuarentona natural que una cuarentona barbie de cirujano, en fin. Los cuerpos envejecen y pretender lo contrario es ir contra la naturaleza, por eso hay que cultivar el espíritu más que el cuerpo porque cuando seamos viejos es lo único que será atractivo :-)

    Un saludo.

    Oski.

    ResponderEliminar
  10. A mí me ha pasado también, que te das cuenta más tarde de que un hecho cotidiano, aunque sea pequeño, fractura nuestra coherencia. Nadie es perfecto. Aprovecha los descuentos!!!

    ResponderEliminar
  11. ...pues si me pasas el nombre de la cadena de droguerías no me importaría hacerle una "reclamación" sería motivo para un post!

    ResponderEliminar
  12. Para el gusto se hicieron los colores. Cada uno con lo que le coja. A mi nunca me ha interesado pertenecer a un club de belleza, ni ando comprando cremas caras, ni vistiendo como si tuviera 20. Pero tampoco ando abandonada, creo que como en todo hay que tener un equilibrio.
    Un abraXo

    ResponderEliminar
  13. Tropiezos y trapecios. Eso le digo yo a mi hijo cuando hace gimnasia, que vale más ejercitar las neuronas, y las ideas. Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Anónimo. Pasa mucho eso.
    Tomae. Se llama Bodybell, pero ya no tiene el cartel de la promoción.
    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Marilyn. Un término medio siempre es lo mejor. Yo no me tiño pero la verdad es que tampoco tengo canas. Llevo mechas. Un beso.

    ResponderEliminar
  16. Hola, Susana

    Tengo 45 años asi que creo que entro en esa edad de la cuarenteña. Me tiño el pelo porque me gusta y me da luz a la cara. Me gusta la ropa cómoda, no me gustan los taconazos altos porque me destrozan los pies y no me maquillo porque tengo alergía, y también pereza, ajajajajaja.

    Supongo que si me gustaran los tacones altos, los llevaría; así como el resto. Creo que debemos ser dignas en lo que hagamos, al margen de la edad que tengamos.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  17. Muy interesante lo que comentas Susana. Mi opinión es que cada quien tiene que disfrutar de la edad que tiene, sintiéndose plena en todo sentido. No podemos andar por ahí disfrazándonos para aparentar algo que no somos. El aceptarse y quererse tal como uno es, a los 20, a los 30, a los 50 o a los 60 habla de que se tiene una buena autoestima y por lo tanto esa persona es feliz! Yo también soy partidaria de la belleza natural, claro que de vez en cuando hay que hacerse un cariño con alguna tintura o maquillaje especial, pero siempre sobrio y elegante jeje

    ResponderEliminar
  18. María Eugenia. Esos tacones tan altos son máquinas de tortura.
    Lady Blue. Ayudar un poco a la naturaleza no está mal, pero sin pasarse.
    Besos.

    ResponderEliminar
  19. Bueno, de acuerdo contigo. Aunque sabes, no me voy a los extremos, trato de cuidarme y mantenerme presentable como consideración a los que me rodean, pero no llego a sufrir por la belleza porque soy amante de la comodidad y el confort, lo tacones no los veo ni de lejos, no tengo eso en mi closet, tampoco me seco el cabello porque me horroriza que lo jalen, ni pensar en operarme los senos, horror!. Aquí en Venezuela ser bella es una obligación, la naturaleza me ayudo mucho siendo adolescente, pero al igual que tu, no me interesa en la actualidad. Prefiero embellecer mi interior, y vivir disfrutando de como soy.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  20. Florialv. He oído que en Venezuela se operan muchas mujeres. Me alegro de que no sea tu caso. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. sabes, es muy triste porque en muchos casos las mujeres que se operan han terminado enfermas o peor, por malas praxis medicas, ya que se operan en centros estéticos, lo que se recomienda es hacerlo en una clínica y con profesionales reconocidos.
      Hace poco surgió el caso de los implantes PIP, implantes de senos que producen cáncer y un numero grande en Venezuela debe retirárselos.
      Un beso.

      Eliminar

Espero vuestras opiniones siempre que vengan con educación y respeto.