Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

viernes, 11 de mayo de 2012

Can't make you love me

No puedo hacer que me quieras. Alguno se habrá dado cuenta de que estoy con un disco de Britney Spears. Esta canción también me da mucho para pensar. Una de las impotencias peores de la vida la alcanzas cuando te das cuenta de que no puedes obligar a nadie a sentir. No puedes hacer que se acuerden de ti, que te echen de menos, que te tengan en cuenta... Por más que tú pienses en alguien eso no funciona a la inversa. Te pasas la vida teniendo presentes a personas a las cuales no les importas o que incluso te rechazan. Te dan ganas de llamarlos o ir a verlos y explicarles que les necesitas, pero nunca lo haces y el tiempo va pasando hasta que ya es demasiado tarde.

Tampoco puedes obligar a nadie a preocuparse por sí mismo, a ser responsable, a pensar en su propio futuro. Da igual que repitas las mismas cosas tres veces al día si el otro no te comprende, no quiere escuchar y piensa que estás equivocado. Y luego llega el momento de decir: ya te lo dije. Pero es inútil porque siguen sin hacerte caso, aunque ya el tiempo haya demostrado que sueles llevar la razón, aunque hayas acertado un millón de veces. Cuando uno no tiene capacidad de convicción, da igual lo que digas. Y no puedes obligar a nadie a sentir que la vida es lo más importante que tenemos, a amar la naturaleza, a respetar al prójimo. A veces pienso que pierdo el tiempo miserablemente, pero no lo puedo evitar.

24 comentarios:

  1. ¿Has tratado a intentar convencer con argumentos en vez de a imponer tus conviccionesa machamartillo ? Te sorprenderías, funciona más a menudo de lo que crees y te hace ganarte el respeto de la gente.

    ResponderEliminar
  2. Más argumentos no puedo dar, será por argumentos. No intento imponer nada a nadie. Doy mi opinión abiertamente sin tapujos y el que no esté de acuerdo tiene la fácil solución de no entrar a este blog.

    ResponderEliminar
  3. Intuyo que hablas de alguno e tus hijos o de alguien que conoces. NO creo que estés perdiendo el tiempo porque las cosas aunque lo parezca no van a saco roto, siempre queda un poso. Sólo has de tenre paciencia aunque ahora te parezca que no vas a conseguir nada. Besos
    Ana

    ResponderEliminar
  4. Sí, hablo de varias personas cercanas y otras no tanto. Pero no te preocupes, yo lo sigo intentando. No me queda otra opción. Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Aunque sea un poco largo, voy a contar una historia para comentar este post.
    Cuando estaba embarazada de mi segundo hijo, mi hija mayor de 4 años un día me preguntó, que cómo iba a nacer el hermanito. Ella había sido cesarea y sabíamos que este también lo sería así que le dije que a mamá le harían un pequeño corte en la tripa y sacarían al hermanito, le señalé claramente con un gesto cómo sería.
    Tuve el bebé y el primer día que fué a verme a la clínica con su padre, no quería entrar en la habitación. No sabíamos qué ocurría.
    Ella entró muy despacio y con mucho miedo. se acercó a mí, me tomó de la mano y me preguntó.
    ¿Puedo verte? señalando las sábanas.
    Yo intrigada por lo que estaba ocurriendo le dije que si, que por supuesto.
    Ella muy despacito levantó las sabanas, lanzó un suspiro enorme de alivio y gritó:
    ¡Tienes piernas!
    Esta historia me enseñó que siempre tienes que contar con la posibilidad de que lo que tú quieres decir, no sea exactamente lo que tu interlocutor entiende. Que muchas veces nos preguntamos porqué no se nos escucha ó no se nos hace caso sin pensar que a lo mejor, solo a lo mejor, nuestro mensaje no está siendo bién explicado.
    Sin dejar nunca de aceptar que hay personas y situaciones que nunca van a coincidir con nosotros, ni en opoiniones ni en nada, pero eso hace que muchas veces descubramos entre todos, que dentro de una total diferencia de visiones, hay muchos pequeños puntos de coincidencia, muchos más de los que uno en principio piensa.
    "La razón y la verdad siempre está a medio camino entre tú y yo".(frase que de dijo mi marido en una de mis primeras broncas histéricas de recién casada. Muerta me dejó :))
    Y Perdón por el rollo

    ResponderEliminar
  6. Qué mona tu niña. Pero se supone que yo no hablo con niños pequeños sino con adultos y te aseguro que hay cosas que he intentado explicar ya de cien maneras posibles. Pero quien no quiere entender, no entiende, es inútil. Si me sigues verás que no tengo inconveniente en buscar puntos comunes, siempre que la otra persona no me falte al respeto, cosa que ocurre pocas veces, la verdad. Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Hay que respetar al otro y dejar que se equivoque. Es doloroso, lo sé, pero sólo así somos capaces de aprender.

    Es bonito eso de decirle a alguien que lo necesitas, aunque, en apariencia, te tenga arrinconada.

    Hace tiempo que no me paso por blogs; he estado muy ocupada, Susana. Ya me paso otro día con más tiempo.

    ResponderEliminar
  8. El cómo llegue tu mensaje a los demás, no depende de la edad que tenga quién te escuche.
    Y si es por algún hijo adolescente/joven, te aconsejo que confíes en lo que has sembrado en él. Confía en que has hecho bién tu trabajo de madre.
    Y del otro tema, pués no, no las he visto porque si las borras es dificil hacerse una idea de la discusión, pero eres libre de hacer lo que quieras, por supuesto.
    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Zambullida. Me alegro de que estés de vuelta. Cuando llevas ya años intentando que alguien cambie la verdad es que acabas perdiendo un poco la esperanza.
    Dolega. Me gustaría poder estar segura de mi trabajo de madre. Si he criado tres hijos y dos no me dan problemas supongo que algo habré hecho bien.
    Te decía lo de la discusión porque era un buen ejemplo de interlocutor que no quiere entender.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Nunca es una pérdida de tiempo! un besote

    ResponderEliminar
  11. Yo entiendo tu frustración: tú ves algo con total claridad, se lo intentas inculcar a otra persona que te importa (y mucho) y no hay manera, pero creo que a veces necesitamos descubrir las cosas en primera persona, ya sabes, lo de caerse para volver a levantarse y así aprender a andar de verdad, para siempre ;-)

    ¡Un abrazo, tenía ganas de leerte! ;-)

    ResponderEliminar
  12. hmmmm... interesante persepectiva, ¿y si la miras al revés?

    ResponderEliminar
  13. Winnie. Eso espero.
    Guîta. Gracias por tu comentarios pero no sé bien como interpretarlo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Lauraconchocolate. Qué sorpresa. Cuánto tiempo sin saber de ti. Tienes razón, pero es que tardan tanto en aprender que me desespero.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Susana, es verdad, no se puede hacer que alguien nos quiera, como no podemos obligar a que nos amen, es más cuando tratamos de obligar obtenemos exactamente lo contrario.
    En cuanto a tu segunda inquietud, acerca de repetir y repetir lo mismo, es cierto que uno se puede cansar, pero dependiendo de nuestro rol, no podemos ceder al cansancio, por ejemplo con un hijo, no nos podemos cansar. Porque? pues porque hablar es lo más congruente que podemos hacer como mamá, imagínate, es duro, pero no nos queda sino apostar entonces a la creatividad inventando nuevas formas de acercarnos, o como creyentes, orar a Dios por ellos, los hijos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  16. Flori. Creo que tienes razón. A veces es mejor no empeñarse. Pero como madre no te queda más remedio. Yo también rezo mucho. Un beso.

    ResponderEliminar
  17. Caramba que casualidad. estos días estoy haciendo el ejercicio de pensar frecuentemente en una persona a ver si me llama, pero nada de nada. Un saludo

    ResponderEliminar
  18. Te aseguro que eso no funciona.:) Un beso.

    ResponderEliminar
  19. Lo primero que hay que entender es que cada uno es dueño de su propia vida.
    Después también es importante aceptar que quizás no tenemos la razón en todo.
    Con esas dos muletas se camina mejor por la vida.

    ResponderEliminar
  20. Vale, le diré a mi hijo que no importa que repita otra vez primero de carrera...

    ResponderEliminar
  21. UFFFFFF.... arrastrase como una serpiente para luego ser pisoteada eso no mola, mejor dar lo que se recibe, esa es la lay del universo. SI ME DAS TE DOY y si no te olvide PUNTO Y SEGUIDO...!!!

    Un beso guapa ^_^

    ResponderEliminar
  22. Supongo que es la mejor filosofía, o por lo menos la más práctica. Un beso.

    ResponderEliminar
  23. ...bueno yo supongo que no todos sentimos lo mismo y por lo mismo, los sentimientos son tan personales que encontrar a alguien que los comparta con la misma intensidad que tú es algo como lo de la media naranja...

    ResponderEliminar
  24. Pero no se trata sólo de sentimientos, sino de cuestiones de sentido común que tampoco comparten. Un beso.

    ResponderEliminar

Espero vuestras opiniones siempre que vengan con educación y respeto.