Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

sábado, 7 de abril de 2012

La soledad de María

Estuve en Guadalajara en la procesión del Viernes Santo. Es un procesión castellana en silencio con ocho pasos. Había cuatro cofradías, varios crucifijos y Vírgenes y un Santo Sepulcro. Todo acompañado por multitud de cofrades, penitentes y público en todo el recorrido durante las tres horas que duró la procesión. Fue impresionante. Pero la figura que más me llamó la atención fue la última: la Virgen de la Soledad. Una María que se encuentra sola después de haber enterrado a su hijo sin saber qué va a ser de su vida en adelante. María que todavía no sabe que Jesús va a resucitar entre los muertos y podrá volverle a ver, y piensa que ha llegado el final. María que no sabe cómo afrontar el mañana sin la persona que daba sentido a su vida y espera en vano que vuelva a entrar por la puerta.

No podía evitar pensar en mi suegra y mi tía al día siguiente de perder a sus hijos. Porque lo peor no es tanto el momento, sino cuando llega la noche y al día siguiente, al despertar, te das cuenta de que no ha sido un mal sueño. Y ese dolor punzante, que parece que realmente tienes un agujero en el corazón y te cuesta respirar. Cuando pierdes a un ser querido, aún teniendo Fe, lo más duro es pensar que no volverás a ver su cuerpo, a tocarlo, a hablar con él. La soledad de María nos recuerda que el dolor más grande que existe es perder a un hijo, más aún si ha sido asesinado, peor aún siendo inocente de toda culpa. Esa María doliente es el reflejo de todos nosotros en la incomprensión ante la muerte, en el vacío de la despedida; pero pronto se transformará en un mensaje de esperanza, cuando los ángeles les digan: Por qué buscáis entre los muertos al que vive. Ha resucitado.

13 comentarios:

  1. La creencia de que hay algo más después de la muerte....a mi es lo que me salva...Un beso

    ResponderEliminar
  2. Preciosa tu entrada!! Si, efectivamente dicen que el dolor mas grande es perder a un hijo. Vivo en U.S.A y hecho de menos una celebración asi como la que narras.

    Un abraxo
    http://cuentosdensueno.blogspot.com

    ResponderEliminar
  3. Hola, Susana

    La pérdida de un ser querido es dura y si se trata de un hijo, aún más. Pero debemos recordar que todo es eterno, que tras nuestro paso por la tierra, volveremos al Amor.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  4. Winnie. A mí también.
    Marilyn. Es una experiencia muy especial, la procesión.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. María Eugenia. Intento que no se me olvide nunca. Un beso.

    ResponderEliminar
  6. La patrona de mi tierra es la Virgen del Camino; es esa Madre que sujeta en los brazos a Su Hijo Crucificado. No hay palabras. Tampoco dolor que se le iguale.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Hay imágenes que lo dicen todo. Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Bonita reflexión, Susana. Cuesta mucho entender el misterio de la cruz, pero es la clave.

    ResponderEliminar
  9. Porque algunos dicen que la Cruz es un símbolo de tortura, pero para mí es símbolo de amor absoluto. Un beso.

    ResponderEliminar
  10. María, espejo en el que todos deberíamos reflejarnos. Toda la grandeza y la humildad, todo el dolor de perder a un hijo y la calma porque El se lo ha pedido así. Bella entrada. Que el Señor nos ilumine en su Resurrección. Besos.

    ResponderEliminar
  11. Gracias por tan bonitas palabras. Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Es inmenso el dolor de la muerte de un hijo, y creo que eso jamas deberia ocurrir, pero ocurre, y entonces ya nunca la vida es igual. María sufrió ese dolor horrible y profundo y se habla muy poco de ella en los días de pasión de Jesús. Besos
    Ana

    ResponderEliminar
  13. Sí, pero al menos todas las procesiones la recuerdan. Un beso.

    ResponderEliminar

Espero vuestras opiniones siempre que vengan con educación y respeto.