Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

jueves, 7 de agosto de 2014

Quien nace lechón, muere gorrino.

Qué bueno. Este refrán tampoco lo conocía. Existe una cierta tendencia a afirmar que los niños pequeños son todos buenos e inocentes. Eso no es cierto, más que nada porque aprenden rapidísimo de lo que viven. Un niño que ve que sus padres mienten o no dicen toda la verdad, hará lo mismo. Un niño que crece en un entorno hostil tomará la misma actitud. No puedo afirmar que los niños nazcan ya con las malas intenciones pero las adquieren muy temprano. Sobre todo aprenden a manipular a sus padres mediante mimos o berrinches. La verdad es que rara es la vez que no coincida con una familia con niños y esté en desacuerdo con su forma de educarlos.

Por los que se pasan exigiéndoles que se comporten como adultos y no les dejan ni divertirse tranquilos, o al contrario por los que los tienen como animalitos salvajes sin ningún control. La verdad es que no pensaba yo que fuera tan difícil encontrar el término medio. El problema es que la falta de tiempo de los padres hace que no puedan desarrollar una estrategia común. Y luego, estoy de acuerdo con el refrán, el bonito lechón se convierte en un gorrino, y si nadie lo remedia se dedicará toda su vida a hacer cochinadas a los demás. Afortunadamente, las experiencias de la vida a veces evitan esa transformación.

2 comentarios:

  1. Me parece que el hecho de que niño mienta, manipule o sea malcriado, es decir, que haga cosas que están mal, no le quita el ser bueno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Según eso no habría personas malas. me temo que no estoy de acuerdo. Un beso.

      Eliminar

Espero vuestras opiniones siempre que vengan con educación y respeto.