Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

lunes, 11 de agosto de 2014

Sodoma y Gomorra

Según el Antiguo Testamento eran dos ciudades que fueron destruidas por Dios debido a que habían caído en toda clase de vicios. De ahí viene sodomía. Independientemente de que fueran homosexuales, la historia nos enseña que todas las culturas en decadencia acaban cayendo en la promiscuidad y el libertinaje, empezando por griegos y romanos. Así que no sé de qué nos extrañamos, la verdad. Y todo esto viene a una práctica que se ha puesto de moda en Mallorca que se llama "mamading" y parece ser que ya existe en otros lugares, consistente en cambiar sexo oral por copas en los bares.

Ante ello, resulta que hay quien ahora se rasga las vestiduras, como si no se pudiera decir: de esos polvos vienen estos lodos. Naturalmente, en el momento en que se despoja el sexo de su vertiente emocional y se convierte en una forma de ejercicio físico, no es de extrañar que haya quien negocie con ello. Por otro lado, vi un reportaje sobre el aumento del número de menores que cometen violaciones de sus compañeras de clase. Si resulta que la sexualidad se ha convertido en una asignatura más donde se incita a los niños a probarlo todo, la consecuencia lógica es que, debido a su inmadurez, acaben creyéndose con derecho de pernada.

Y es que las normas morales que algunas mujeres consideran machistas, respecto a la virginidad, la fidelidad y el respeto hacia uno mismo, no son más que la forma en que la civilización ha intentado históricamente proteger a las jóvenes; precisamente para evitar que acabaran convirtiéndose en objeto de uso y disfrute para cualquier desaprensivo.

4 comentarios:

  1. Lo machista de las normas tradicionales, es que se adjudique a la mujer, el peso de todo lo que ocurra entre dos, e incluso la responsabilidad por lo que otro hace en contra de su voluntad -de la voluntad de ella-; de ahí que siga habiendo lugares donde hay mujeres encarceladas porque fueron violadas; podrías decir que eso no ocurre en Occidente, pero como has dicho: de esos polvos vienen esos lodos.
    Lo machista de las normas tradicionales, es que conviertan a la mujer en objeto depositario del "honor", eso es pariente de que sea "objeto de uso y disfrute"... y de que sea objeto de cambio, como era cuando se le trataba como mercancía dañada por no ser virgen, y como sigue siendo ahora, de otras maneras.
    No se trata tanto de lo que enuncia la norma, sino de la postura desde la cual, enuncia. Pero bueno: si se habla del respeto al cuerpo, del valor de lo que hay implicado en la relación sexual, es muy fácil pasar, valga la repetición, al facilismo de dictar una lista de cosas permitidas y una lista de cosas no permitidas; yo creo que hay que cuidarse mucho de eso. Si se habla de la libertad, es muy fácil pasar al "no importa nada y nada tiene consecuencias que importen".Yo creo que como sociedad, como familias, y como personas, hay que pensar más, sentir más profundamente, y hablar más desde una postura de diálogo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como bien dices, es fácil pasar de un extremo al otro, sobre todo cuando el sexo se desvincula de los sentimientos y pasa a ser moneda de cambio. Un beso.

      Eliminar
  2. ¿Proteger a las jovenes? Estas descerebradas que hacen mamading me da a mí que no lo hacen obligadas, y me voy a evitar los apelativos que les pondría porque me enciendo.
    ¿No podemos buscar un punto intermedio? sacralizar el sexo no me gusta, pero banalizarlo de esta manera...mira, lo diré, estas niñas lo que son es unas cerdas, y un par de bofetadas bien gordas les daba yo por idiotas, y a ellos, que se las mame su p...ya me callo Susana, que va a ser mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada, mujer, no te cortes. Yo opino lo mismo aunque no lo diga como tú. Un beso.

      Eliminar

Espero vuestras opiniones siempre que vengan con educación y respeto.