Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

lunes, 23 de diciembre de 2013

Una muñeca

Estaba esperando en el coche a mi hija a la salida del colegio cuando vi en el coche de al lado a una pareja. Ella podría haber pasado por una chica de veinte años mirándola de lejos, pero de cerca como estaba yo se notaba que andaba por los sesenta. Pelo rubio platino con extensiones, maquillaje y labios de botox, gafas oscuras a la moda. Me dió lástima porque además no se la veía muy feliz. Estaban allí los dos juntos sin hablarse. Desde luego no puedo negar que la estética ha hecho milagros en los últimos tiempos, pero me pregunto hasta qué punto le ha valido la pena el esfuerzo y el sufrimiento de las operaciones.

Cuando saco este tema siempre tengo problemas, pero sigo pensando lo mismo. Cada cual tiene que vivir en su propia edad y esto incluye los cambios en el cuerpo y en la cara. Lo cual no quita para arreglarse en lo posible, taparse las canas, un poco de pintura. Pero no hasta el punto de parecer un maniquí de escaparate, una muñeca de plástico. La miraba y me parecía estar sentada junto a una Barbie de tamaño natural. Nuestra sociedad que prima la juventud y la belleza tiene la culpa de que algunas personas no se resignen al paso del tiempo. Pero es que todo esto es un negocio además que mueve millones de euros y por eso no hay quien lo pare y menos en estas fechas.

8 comentarios:

  1. Hay que saber envejecer con orgullo. No hay nada más ridículo, bajo mi punto de vista, que una señora de 60 vestida como una jovencita de 20. Al igual que el otro día te decía que una niña de 13 no puedo ir vestida como una joven de 20, aunque en este caso la culpa sea de los padres que lo permiten.
    Creo que cada edad tiene una estética y debemos vivir de acuerdo a la edad que tenemos. Claro está que me arreglo, un poco de chapa y pintura, también me tiño las canas, voy a la pelu con regularidad, y a día de hoy comparto con mis hijas alguna blazer o blusa o incluso algún jersey, que ellas alaban hasta conseguir que se lo deje, pero eso no quiere decir que no vista acorde con la edad que tengo.
    Besinos

    ResponderEliminar
  2. Además, al menos en mi opinión, están más feas con tanta operación. Se les pone una cara de edad irreconocible y recarchutada que no favorece nada. A mi me da lástima. Solo he visto que hayan quedado mejor algunas cirugías de nariz, pero de resto, en mi opinión, quedan peor de lo que estaban con sus imperfecciones naturales.
    Una cosa es cuidarse dentro de lo natural, y otra intentar cambiarte por completo.
    Un beso y Feliz Navidad

    ResponderEliminar
  3. Puedo entender una cierta resistencia al paso del tiempo, cosa muy distinta es convertirse en una caricatura de uno mismo. Una pena.

    y... ¡Feliz Navidad!

    ResponderEliminar
  4. Lo peor es que el resultado es horrible, artificial y ridículo, creo que se les distorsiona mentalmente la imagen que reciben del espejo, nada más terrible que una niña con pinta de treintañera o una anciana con aspecto de veinteañera, con lo bonito que es envejecer con dignidad y lo guapa que puedes estar dentro de los parámetros de tu edad.
    Besitos y Feliz Navidad Susana, aunque no estés entusiasmada seguro que disfrutas algún ratito

    ResponderEliminar
  5. Gracias por vuestros comentarios y vuestras felicitaciones. besos.

    ResponderEliminar
  6. Al final todas parecen la misma.
    Besazo

    ResponderEliminar

Espero vuestras opiniones siempre que vengan con educación y respeto.