Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

sábado, 28 de diciembre de 2013

Historia de un nacimiento

Republico esta entrada que creo que ha pasado desapercibida.
Pensando en esto de los médicos que a veces no te toman en serio, me estaba acordando del embarazo de mi hijo mayor. Me pasé hasta  los cinco meses de gestación vomitando sin parar, pero el médico no le daba mayor importancia. Ni siquiera cuando los análisis daban todos los parámetros mal, proteinuria y riesgo de preclamsia. Por supuesto, no me ingresaron. Han hecho falta años para que descubra que la preclamsia es una de las principales causas de muerte materno fetal. Cuando mi embarazo llegó a término tuve veinticuatro horas de contracciones y un parto por ventosa donde el ginecólogo tuvo que cortar al menos tres veces para sacar al niño.

Naturalmente eso me produjo hematoma, hemorragia y no sé cuántos puntos de sutura, pero una vez más el médico no me hizo ni caso y no me pusieron ninguna transfusión, de modo que tardé seis meses en volver a sentirme persona. Fue después en los embarazos y partos de mis hijas cuando descubrí con gran sorpresa que tener un hijo no tenía que ser una tortura ni poner en peligro tu vida varias veces. Además, las tuve ya con epidural, aunque no me funcionara muy bien. El caso es que estaba pensando que María parió a Jesús sin dolor, y hoy en día eso sería posible, pero algunos facultativos todavía no parecen interesados en que suceda.

2 comentarios:

  1. ¡Feliz Navidad! Susana y que tengas una buena entrada de Año Nuevo 2014. Un abrazo

    ResponderEliminar

Espero vuestras opiniones siempre que vengan con educación y respeto.