Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

viernes, 16 de diciembre de 2011

Si Dios quiere

Gracias a Dios, a mi madre ya le dan el alta hoy. ¿Por qué decimos los creyentes Si dios quiere? Imaginemos un hormiguero. Las hormigas viven sus vidas sin ser conscientes de nada más. No comprenden por qué a veces hay inundaciones y se ahogan o de pronto unos gigantes se divierten pisándolas. Si pudieran analizar a las personas, se preguntarían por qué no vivimos bajo tierra ni almacenamos alimentos, ni hibernamos. Simplemente están a otro nivel.  Nosotros somos las hormigas frente a Dios, con la diferencia de que confiamos en Él. No sabemos por qué tiembla la tierra, o a veces enfermamos o morimos de forma inesperada. Pero pensamos que todo tiene un sentido; forma parte de un proyecto divino, de un inmenso puzzle donde somos una pieza minúscula, aunque insustituible. Decimos: si Dios quiere, porque los designios del Señor son inescrutables. Están muy lejos de nuestra capacidad de raciocinio.

También decimos: gracias a Dios, igual que los musulmanes o los judíos, cuando las cosas salen bien. Porque pensamos que Él también escucha nuestras oraciones, aunque a veces no consigamos lo que queremos porque no está en nuestro destino. Las posibilidades, la combinación de los sucesos es infinita. Lo que a nosotros nos parece terrible tal vez tenga un lado positivo que nunca podremos llegar a entender. Yo confío en que, algún día, en el más allá, se nos abrirán los ojos y los oídos y podremos ver la historia de un modo global; que así conoceremos la evolución que nos ha traído hasta aquí. Tal vez el único modo de evolucionar como seres humanos sea a través de la experiencia y el sufrimiento. Yo no descarto la posibilidad de la reencarnación. Vivir muchas vidas haría que pudiéramos alcanzar el conocimiento global de la existencia.

12 comentarios:

  1. Yo a Dios en mi vida lo tengo siempre presente Susana..ahí está él, falle yo o no!! Besos y que siga mejoría

    ResponderEliminar
  2. Mucho mejor no está realmente pero no podían hacer más por ella. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Lo primero, me alegro de que tu mami esté mejor, y segundo, a mí me reconforta siempre decir si Dios quiere. Es como si le sintiera a mi lado. Hay quién no entiende este sentimiento, pero yo lo siento así. Le siento cerca y no me quiero avergonzar de ello. Besos
    Ana

    ResponderEliminar
  4. A veces, leyéndote, me da la impresión de que te aferras a la religión como algo en lo que no queda más remedio. Como si perdieras la Fe y quisieras creértelo a base de repetirlo. Después continuo y veo que no.
    La vida nos da palos y el mero hecho de levantarnos ya hace evidente la presencia de nuestro Dios. Darle gracias es condición de todo buen cristiano que se precie. No es fácil, pues muy pocos se acuerdan de Él cuando la cosa les va bien.
    Dar las Gracias es un buen comienzo del día.

    Un bico. Me alegro que estéis en casa.

    ResponderEliminar
  5. Hay que ponerse en mano de Dios. Como dice el refran. " el hombre propone y Dios dispone. Un fuerte abrazo!!

    ResponderEliminar
  6. Esa historia, Susana, se puede ver aquí; no hace falta esperar a la vida venidera.

    ResponderEliminar
  7. Ana. A mí también me reconforta.
    Leles. Tengo mis noches oscuras, pero nunca llego a perderla del todo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Marilyn Recio. Es cierto.
    Zambullida. Eso sí es tener una fe firme.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Me sigo preguntando por qué hay gente tan cargada de resentimiento contra la Iglesia que sólo quieren ver las excepciones dentro de una labor social impagable. También por qué les molesta tanto que escriba sobre mi fe. Si no quieren leerlo nadie les obliga a entrar en este blog. Lo que ya me parece cruel es andar haciendo bromas sobre el penoso estado de salud de mi madre. Por eso ya no paso y, por supuesto, no lo publico ni lo miro más que por encima. Así que están perdiendo su tiempo.

    ResponderEliminar
  10. Me alegra mucho lo de tu mami.

    Un abrazo Susana

    ResponderEliminar

Espero vuestras opiniones siempre que vengan con educación y respeto.