Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

jueves, 22 de diciembre de 2011

Dulce Navidad

Mis navidades de niña sí que eran dulces. Recuerdo las celebraciones religiosas, la alegría y las montañas de libros que me solían traer los reyes magos, porque era lo que más me gustaba. Cuando me casé pasaron a ser navidades de compromiso social que me producían bastante tensión respecto a la vestimenta y la actitud adecuada. Tiempo de salir de casa de noche y volver de madrugada, con niños pequeños que alternaban entre el sueño y el descontrol. Al ser ya mayores, todo se ha relajado bastante, ya que al menos no tenemos que escribir a los reyes magos ni preocuparnos del bienestar de los chicos. Tenemos el problema en cambio de pensar a qué lugar van a ir después de la cena y si todo saldrá bien.

Navidad ahora para mí significa un gasto tremendo, ver a personas a las que quiero mucho pero ya apenas reconozco. Un festival del consumismo sin sentido y un cierto sentido de vergüenza colectiva hacia el verdadero origen de las fiestas, es decir, el nacimiento de Jesucristo. Celebrar en casa tampoco es ya lo mismo sin familias extranumerosas alborotando alrededor. Tampoco sin niños pequeños ya que conserven la ilusión de la magia (cada vez la pierden más pronto). Aún así, las navidades son para mí una oportunidad más de estar todos juntos y quién sabe si será la última. La pregunta siempre queda en el aire. Así que me siento obligada a intentar disfrutarlas una vez más. Aprovecho para desearos a todos Feliz Navidad.

6 comentarios:

  1. Con todo mi cariño Susana...FELIZ NAVIDAD Un beso

    ResponderEliminar
  2. Feliz Dulce Navidad. Porque en el fondo, sigue siendo Un dulce muy Feliz...

    ResponderEliminar
  3. Gracias a ambas. Al menos sigue siendo dulce y yo soy muy golosa.:) Besos.

    ResponderEliminar
  4. La magia, Susana, la ponemos nosotros. No obstante, te entiendo mejor de lo que imaginas. Por otra parte, te animo este año a escribir una carta a los Reyes y a franquearla; tu carta, la de tus anhelos, no la de los demás. Es posible que, si lo haces, te topes con más de una agradable sorpresa. Besos.

    ResponderEliminar
  5. Al menos os seguís viendo. Puedo asegurarte de que cuando alguno falte, lo echarás de menos a pesar de los malos rollos. Disfruta de las navidades aunque acabes harta, porque ya no volverán. No he podido comentar en tu post sobre la demografía, asi que te lo digo aquí. Creo que todo empieza cuando ya no le damos importancia a la familia, cuando el tener hijos ya no es importante en nuestras vidas, y eso hace que cada vez haya menos niños, amén de los abortos indiscriminados. En fin, que le vamos a hacer.
    Feliz navidad, guapa. Ana

    ResponderEliminar
  6. Zambullida. Qué buena idea.
    Ana Azul. Tienes razón. Cerré los comentarios porque no tengo ahora moral para polémicas. Estoy de acuerdo contigo. La familia es la base de todo.
    Besos.

    ResponderEliminar

Espero vuestras opiniones siempre que vengan con educación y respeto.