Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

miércoles, 2 de enero de 2013

Cuestión de expectativas

He estado pensando que a veces el problema no son tanto los hechos como lo que esperábamos de ellos. En las fiestas de Navidad ponemos demasiado deseos: que todo vaya bien, que tengamos ocasión de hablar, que todos estén alegres... Pero la realidad es que siempre falla algo: la carne se quema, el salmón se queda corto y alguno se deprime. Es lo normal de todos los días pero que en esas fechas especiales parece que cobra más valor porque pedimos mucho más a esos pocos días del año en que coincidimos todos o en los cuales se supone que celebramos la familia, la amistad y el amor más que en cualquier otro momento.

Nos pasamos la vida esperando que nuestro trabajo dé fruto, que nuestros hijos respondan a lo que les hemos transmitido, que la gente a la que valoramos nos valore. Pero la realidad que es muy tozuda nos dice que a veces los esfuerzos no dan resultado ni tenemos la respuesta que esperábamos. Entonces creemos que al menos en las navidades el sueño podría hacerse realidad aunque fuera por unas pocas horas. Tal vez sería mejor bajar las expectativas. Aceptar que la familia es como es y así la queremos, que las circunstancias a veces no son favorables y que la gente no tiene por qué reaccionar como deseamos.

5 comentarios:

  1. Sin duda, lo que me ocurrió a mí en la adolescencia. Estaba enamorado. Puse inmensas esperanzas en ella, en vano. Incluso significó mi locura.

    ResponderEliminar
  2. Lo siento. Ya sabes, el amor tiene que ser mutuo. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Mejor no pensar en función de "bajas" expectativas, como si una cosa fuera "menos buena" que otra, simplemente disfrutar lo que hay encontrándole lo bueno a lo que hay.

    ResponderEliminar
  4. Esperamos que todo sea tan perfecto que no nos paramos a disfrutar de lo que vivimos. Somos así y nunca cambiaremos. Feliz año
    Ana

    ResponderEliminar

Espero vuestras opiniones siempre que vengan con educación y respeto.