Páginas vistas en total

Nubes sobre el Mar

Nubes sobre el Mar
Cuadro pintado por mi hija pequeña

viernes, 4 de enero de 2013

Comprar y comprar

El otro día hablaba de cómo la moderación, también llamada austeridad es la mejor política. El caso es que llevamos unas décadas acostumbrados a salir y comprar lo que se nos antoje. También se ha extendido la idea de que hay que demostrar el cariño con regalos; no sólo en cumpleaños y santos, sino en Navidad, por el día del padre, de la madre, de los enamorados. Cuando todo el mundo sabe, sin embargo, que cualquier día es bueno para acordarse de ti y que el mejor regalo es tu compañía. Pero eso lo sabemos en teoría y luego nos dejamos llevar por la publicidad de los productos, la cual como es lógico sólo tiene interés en vender.

Parece ser que ahora el último grito es hacer listas de regalos, como si se tratara de una boda e ir tachando lo que ya se ha comprado. Eso me parece ya el colmo del consumismo. Porque la finalidad de un regalo debería ser dar una sorpresa agradable, y no que el interesado lo pida. Es comprensible si se trata de niños pequeños como se ha hecho siempre con la carta de los Reyes Magos, pero tratándose de adultos no tiene sentido. Los regalos de Navidad deberían ser pequeños detalles de algo que piensas que le puede gustar a alguien todo lo más. Nosotros este año, debido a la situación, al fin hemos decidido eliminar la obligación de regalar y menudo peso me he quitado de encima...

27 comentarios:

  1. Estoy totalmente de acuerdo contigo. Hemos convertido la NAvidad en una lista de bodas. Besos
    Ana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Reducir la fiesta a la comida y los regalos creo que es perderse lo realmente importante. Un beso.

      Eliminar
  2. Bueno... darle al interesado lo que pide puede ser muy grato para ambas partes, pero estoy de acuerdo en que hacer las cosas como "una tarea más", como obligación, o empujado por lo que digan los dueños de las tiendas, le quita algo de lo "bonito" a las celebraciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que si quieres regalarle a alguien lo que quiere no hace falta una fecha determinada. Un beso.

      Eliminar
  3. si se trata de regalar, cada quien lo toma como quiere como un copromiso o por si quiere expresarse a travez de un detalle.

    saludos,, te espero por mi blog

    ResponderEliminar
  4. ¿Lista de regalos? Dios! que horror! el colmo del mal gusto, y el regalo pierde su esencia y su objetivo, que es sorprender por una parte y tratar de transmitir que pensaste en esa persona y en como agradarla. Pues nada, que abran una cuenta para que se les ingrese directamente el dinero, como en las bodas, otro detalle muy bonito.
    Voy a ver si me pongo al día Susana, que llevo unos días que no hay manera de adelantar faena je je.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También hemos llegado a hacer eso nosotros. Le dábamos dinero a los sobrinos y mis hermanos le dan a mis hijos. Un poco absurdo todo, la verdad. Un beso.

      Eliminar
  5. Como decía aquél, todo es "puro comercio". Felices Reyes¡¡¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros ya no hacemos Reyes, pero gracias. Un beso.

      Eliminar
  6. querida Susana...volví!!! un beso enorme y feliz 2013 y que lo veamos juntas

    ResponderEliminar
  7. Queremos ser tan prácticos que terminamos perdiendo las formas. Las listas de boda (que cuando nacieron resultaban una grosería) ya están derivando hacia el número de la cuenta corriente donde quieres que te hagan el ingreso. Se echan en falta las viejas formas.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Del regalo al dinero hay sólo un paso. Pero entonces se pierde el sentido de la celebración, especialmente en Navidad. Un beso.

      Eliminar
  8. anónimo. Un pequeño detalle puede ser un libro, pero no un ipod. Eso ya es un gasto excesivo.

    ResponderEliminar
  9. Es un muy interesante punto de vista sobre el consumismo...La austeridad no sólo aplicarla justificada por situaciones que me veo obligada a asumir por ejemplo ...perdí el, empleo, estoy cesante hace mucho tiempo, la política ecónomica se desmoronó..en fin.. cuidado con ella pues se puede caer en la tacañería.
    Un abrazo
    Claro de Luna.

    ResponderEliminar
  10. Es importante eso de no confundir austeridad con tacañería. Yo creo que la diferencia está en que el tacaño sólo quiere cosas para sí mismo, mientras que el austero no necesita casi nada para él tampoco. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay gente que también es tacaña consigo misma, casi siempre son personas con miedo a verse sin dinero, a veces un miedo que viene de que ya han estado en esa situación.

      Eliminar
  11. Por si las dudas, a mis hijos sí les hemos hecho buenos regalos y mi marido y yo nos hemos comprado un pequeño viaje. Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Yo me uno a que me ingresen la pasta directamente, que ya me compro yo lo que quiera :D ya puestos es la mejor opción.

    Yo en esto de los reyes y demás hace tiempo que lo dejé por imposible, digo que para los mayores lo dejé por imposible, al final dejas de regalar y se acabó, los regalos para los niños, que son quienes de verdad agradecen la cosa.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los mayores ya tenemos de todo y no sabe uno dónde guardar más cosas. Yo también pienso que los regalos son para los niños, los hijos y poco más. Un beso.

      Eliminar
  13. Algo más sobre este tema: (copiado de La Farola).
    La persona austera vive con serenidad lo que tiene, controla su deseo de poseer y exhibirse y opta por un estilo de vida sobrio tanto en el consumo como en las formas sociales. Sabe que lo fundamental no es tener o aparentar que se tiene mucho, sino sobretodo ser y vivir, disfrutando con moderación de los bienes legítimamente adquiridos por el trabajo y de las relaciones personales enfocadas desde la profundidad y la sinceridad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. encajo perfectamente es esa descripcion, primera vez que me siento austera y no "apretada" como dicen quienes ven desde fuera creyendo que por tener dinero es imperativo gastar en cualquier cosa que todo el mundo "debiera" tener por que es el ultimo grito de la moda. NO SEÑOR! SOY AUSTERA DE CORAZON !!

      Eliminar
    2. Es cierto. A mí también me han insinuado que lo que soy es tacaña, pero no se trata de eso. Un beso.

      Eliminar
  14. Cuánta razón. Me es tan difícil comprenderlo, pero a veces es tan bonito recibir un regalo que uno aplica la austeridad a la hora de regalar, pero sigue esperando recibir lo mismo de siempre -o más aún-.

    Creo que me pondré como meta de este año, aplicar lo que tan sabiamente has escrito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Yo también lo sigo intentando. Un beso.

      Eliminar
  15. Tal vez esta terrible crisis traiga algo positivo y nos saque de ese consumismo atroz en el que habíamos caído. Un regalo como muestra de cariño o agradecimiento no es lo mismo que querer comprar el cariño o el agradecimiento de los demás a base de regalos.
    Buena reflexión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el punto medio está la virtud. Un beso.

      Eliminar

Espero vuestras opiniones siempre que vengan con educación y respeto.